Al cruzar las puertas de un estrella Michelin, te sumerges en un universo fascinante de aromas, sabores y texturas; en un idioma propio. El de los chefs que han alcanzado la galaxia más centelleante del mundo de la gastronomía. En España hay 250 restaurantes con estrella Michelin; 13 de ellos con tres estrellas. Os contamos cuánto cuesta comer en cada uno de estos condecorados templos del hedonismo y los ordenamos de mayor a menor precio, desde el irreverente DiverXO hasta Atrio, recién incorporado a la constelación de los tres estrellas:

DiverXO (Madrid)

El mundo onírico y vertiginoso del irreverente Dabiz Muñoz, reelegido Mejor Chef del Mundo en la sexta edición de The Best Chefs Awards, es también el más codiciado (y cotizado) de nuestra lista. “Un viaje por la cocina hedonista, golosa y creativa de Dabiz Muñoz, cocina vanguardista en la que todo es posible”, así describen la radical experiencia en el imperio de los cerdos voladores. Devorar las locuras en lienzo de Dabiz y su menú degustación, dedicado a estos curiosos animalillos alados –La cocina de los cerdos voladores-, cuesta 365 euros. Se puede acompañar de una selección de vinos por 150 euros más; 300 si se elige el maridaje de altos vuelos”.

Martín Berasategui (Guipúzcoa)

El carisma y la simpatía de Martín Berasategui, uno de los chefs más queridos de nuestro país, son arrolladores. “Garrote para mí es fuerza, es actitud, coraje, hambre, generosidad… en realidad todo lo que me habían enseñado”, nos explica. Y ese garrote inconfundible se vuelca en su cocina vasca de autor (aunque no le gusta definirla), que le ha valido una constelación propia: doce estrellas Michelin repartidas entre siete restaurantes. En su casa de Lasarte, donde comenzó a forjarse el imperio del garrote, se puede pedir a la carta, y también disfrutar de un menú degustación por 315 euros con un maridaje opcional de 175 euros.

Lasarte (Barcelona)

Como reza su descripción, “Lasarte es mucho más que la apuesta gastronómica del chef Martín Berasategui en Barcelona”. El objetivo de este sofisticado restaurante, con el incombustible chef italiano Paolo Casagrande como jefe de cocina, es tratar el mejor producto que les da la tierra y el mar, “las estaciones del año”, y convertirlo en una experiencia gastronómica irrepetible. Para vivirla a fondo, proponen un menú degustación por 280 euros, aunque también se puede comer a la carta.

Aponiente (Cádiz)

Dicen que adentrarse en los dominios del chef del mar es como asomarse al océano insondable y sus misterios, a una cocina casi extraterrestre. “Cocina del mar desconocido. De todo el mar que nos queda por explorar, de casi todo el mar. Misterioso. Infinito. Cocina del silencio y de la oscuridad. Cocina de las mareas”. Ángel León, el Neptuno gaditano, nos guía por las profundidades a través de su menú Planeta Agua, que tiene un precio de 270 euros. Ofrece la opción de maridaje por 120 euros más; 195 si se opta por el maridaje Non Plus Ultra.

Azurmendi (Vizcaya)

Tocar las raíces para soñar, viajar, descubrir, sentir un territorio y volar para llegar al mismo punto de partida, Azurmendi es mi casa”, escribe Enexo Atxa en la evocadora presentación de su sostenible restaurante (donde la arquitectura moderna de entremezcla con la naturaleza). De hecho, el menú degustación, Adarrak, las ramas, se enreda en esas raíces y se convierte en una suerte de viaje en el tiempo, “desde el ayer hacia el mañana, desde el amor por las tradiciones, la artesanía y lo contemporáneo, hacia un lugar llamado simplemente placer. Placer identitario”. Con un precio de de 260 euros, se puede completar con una armonía de vinos por 150 euros adicionales (300 euros si se trata de la selección de grandes vinos).

Arzak (Donostia-San Sebastián)

La cocina de Arzak, como explican en la presentación de su web -aunque en realidad es una de esas locuras maravillosas que no necesitan explicarse-, está impregnada de la personalidad de Juan Mari Arzak y de su brillante sucesora, Elena Arzak: “Apegada a sus raíces y con un espíritu creador en constante evolución”. Este creativo abrazo culinario a los orígenes invita a experimentar, a vivirlo todo como un intenso juego. El menú degustación cuesta 260 euros por persona; 418 euros armonizado. Además, ofrecen un menú a la carta por un precio de 230 euros por persona.

Cocina Hermanos Torres

El espacio desde el que ofician los hermanos Torres es fascinante: una cocina abierta “donde el cliente es el protagonista de su propia experiencia”, un espectáculo de magia comestible tan inesperado como hipnótico. En el Menú Revolución, con un precio de 255 euros (160 euros más con maridaje), el producto de temporada, libre de artificios y exuberante de sabores, se convierte en la diana de un “coherente viaje gastronómico”, como reza la Guía Michelin, que acaba de otorgarle su tercera estrella.

Quique Dacosta (Alicante)

Dice el chef Quique Dacosta que “nada de lo que has visto o leído es capaz de explicar lo que sucede en este pequeño restaurante frente a la playa de Las Marinas” (en Dénia). La llave para conocer los secretos que esconde su imaginativa propuesta culinaria basada en los productos del entorno es el menú Cocinar Belleza. “¿Puede un sabor ser bello?, ¿se puede Cocinar Belleza?”, se pregunta Dacosta. La sugerente respuesta aguarda entre los platos de este menú, que cuesta 250 euros por persona, con una armonía opcional que sumaría 150 euros más.

ABaC (Barcelona)

El magnético y televisivo chef Jordi Cruz define su propia cocina como evolutiva e inquieta, basada en el mejor producto (busca sabores increíbles por todos los rincones del planeta) y con un equilibrio -exquisito- entre la creatividad y la tradición. En el ABaC -en la antigüedad, era la mesa destinada a mostrar las ofrendas- juega con los sentidos de los comensales, llevándoles hasta un lugar desconocido y emocionante (“lo que nosotros hacemos no se puede comer en ningún otro lugar del mundo”). Su menú degustación cuesta 250 euros, con opción a maridaje por 140 euros añadidos.

Akelarre (Donostia-San Sebastián)

“El juego de la creación. Aprender bien las reglas para poder romperlas”. Nos parece la mejor declaración de intenciones que hemos leído en mucho tiempo. Y saborearla es otro verbo. En el reino (fogoso y mágico, ya lo dice su nombre) del genio Pedro Subijana, la sorpresa y las ganas de perdurar en la memoria se convierten en el hilo conductor de sus dos menús degustación: Aranori y Bekarki, ambos con un precio de 240 euros.

El Celler de Can Roca (Gerona)

Para los hermanos Roca Joan, Josep y Jordi y los tres mundos que encarnan-, El Celler de Can Roca es una forma de vida, un camino, su proyecto más definitivo pero nunca terminado: “Continúa en viva evolución desde hace más de 30 años, con una rutina donde la repetición es belleza y la innovación cadencia. Autenticidad, audacia, generosidad y hospitalidad”. Hay que asomarse a la magia sensual y prodigiosa de su cocina, abrazada a la tierra, para comprender que hay formas de despertar la memoria y la emoción que ni siquiera imaginábamos. Ellos lo hacen con su menú degustación240 euros a los que se suman 80 euros si se escoge maridaje– y su Festival260 euros y opción a maridaje por otros 130 euros-.

Cenador de Amós (Cantabria)

Jesús Sánchez tiene “alma de cocinero, manos de artista y mirada de fotógrafo”. Y conduce El Cenadór de Amós, ese suculento tributo al Cantábrico, como si fuera un exquisito puerto en el que devorar el alma de aquel mar salvaje (y sus alrededores). Su canto comestible al tempus fugit -“la temporalidad lleva también, implícita para nosotros, una invitación al disfrute hedonista de la experiencia gastronómica. Así como una invocación al tiempo”- se puede disfrutar en el menú Temporalidad por un precio de 237 euros; 362 euros con maridaje (447 euros si el maridaje es premium).

Atrio

Recién incorporado a la constelación de los tres estrellas, Atrio se define como “un lugar de encuentros imprevisibles. Es la ciudad de Cáceres y en ella el sueño de Jose y Toño, sus autores”. La Guía Michelin destaca su elegancia, pasión y sinceridad, y a nosotros nos pierde ese insuperable homenaje a la dehesa extremeña y el cerdo ibérico. Su menú degustación invita a saborear los mil y un matices de este extraordinario producto, y por el momento es el más económico de la lista: 205 euros (aunque ya nos han adelantado que habrá variaciones en el precio).

Deja un comentario

Cancelar la respuesta