Queirón El Arca procedente de un viñedo único en el Viejo Mundo es un viaje al pasado. Elaborado 100% con uva Garnacha, este Rioja representa la viticultura ancestral de esta tierra.

El Arca posee aromas de cereza roja y fresa, pétalos de rosa seca con un regusto a piel de naranja amarga. Supone una entrada envolvente, con un recorrido sedoso y delicado, y un final para el recuerdo.

Un proceso de elaboración único

Tras pasar una noche en cámara a  12ºC se realiza el despalillado y las uvas se introducen en barricas de roble americano y se lleva a cabo un suave pisado para liberar mosto de algunas uvas, no de todas, potenciando la intensidad aromática y la expresión de la fruta.

Con las barricas cerradas comienza la fermentación con levaduras espontáneas del propio viñedo, apura la extracción de taninos. De esta manera de busca favorecer la estabilización del color y propiciar el aumento del volumen y la complejidad aromática.

Tras fermentar durante diez o doce días se procede a sangrar el vino para, posteriormente, volver a introducirlo en barricas de roble francés para culminar la fermentación. Al finalizar la fermentación se realiza la homogeneización de todo el vino, y se vuelve a introducir en las barricas para la fermentación maloláctica.

De las barricas, el vino pasa a depósitos de hormigón propiciando una microoxigenación. Finalmente, tras veinte meses de maduración, el vino se embotella hasta conseguir su  momento óptimo para ser disfrutado.

Otros vinos que no deben faltar en tu bodega: 

Deja un comentario