Haz clic aquí para leer la versión en inglés.

En sus 20 años de andadura (fue abierto en 2003), el restaurante Noma ha sido elegido como mejor restaurante del mundo en 5 ocasiones. Ahora acaba de anunciar que en 2025 dejará de funcionar como restaurante para reconvertirse en un laboratorio gastronómico. Aprovechamos para hacer un repaso de su exitosa andadura, su aportación al mundo culinario con algunos de los platos más icónicos que convirtieron al restaurante Noma en todo un referente de la alta gastronomía.

Fundado por el chef danés René Redzepi, el Noma (que proviene de dos palabras danesas ‘nordisk‘ -nórdico- y ‘mad‘ -comida-) pronto se convirtió en un abanderado de la alta cocina con una propuesta innovadora y cambiante. Redzepi siempre se ha estado renovando constantemente y redefiniendo la cocina nórdica con conceptos rompedores. Con un menú degustación que cambia por temporada (el actual cuesta 470€, bebidas aparte), tiene numerosos platos icónicos con gran reconocimiento en la alta gastronomía. La lista es muy amplia, pero algunos de los más destacados podrían ser los siguientes:

Gelatina de sesos de reno

Calamares frescos y caldo de grosellas blancas

Brocheta de langosta negra danesa a la parrilla con rosas

Escarabajo hecho de cueros de bayas y ajo negro

Pastel con olor a rosas en forma de maceta

Seso de pato para comer con su propia lengua

Caramelos de patas de pato

Cambios de ubicación temporales

Otras recetas que le encumbraron al olimpo de la gastronomía fueron ‘La gallina y el huevo’, una especie de DIY, pues se guía a los comensales a elaborar, con tiempos exactos, un huevo de pato salvaje en una sartén, que reciben en su mesa con aceite de heno, mezclando hierbas y hojas mientras lo hacen.

Una de las características más peculiares del Noma durante su andadura ha sido su cambios temporales de ubicación. Aunque está ubicado oficialmente en Copenague, ha tenido otras localizaciones temporales como Londres, Japón, Australia, México o Nueva York, donde el chef también adaptó la carta con propuestas acordes a la zona.

Un ejemplo el Botan-ebi y los sabores del bosque de Nagano, en su estapa japonesa, unas gambas servidas con unas cuantas hormigas diminutas para darle sabor.

Si quieres conocer más sobre la andadura del restaurante Noma a lo largo de sus 20 años, aquí te contamos más detalles.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta