Lejos quedaron esos momentos en los que la comida a domicilio y los experimentos culinarios eran la norma. Con la llegada del verano y la relajación de las restricciones por la covid-19 se nota (y mucho) que hay ganas por mostrar los viajes y buenos momentos que estamos disfrutando. 

Las redes y particularmente Instagram ya son este agosto un hervidero de imágenes de restaurantes y tendencias gastronómicas que no hemos querido dejar pasar. Te damos las claves de las fotografías de los platos del verano con los que cautivarás a tus seguidores.

1. Desayunos flotantes

Aunque son más populares en Asia y el Pacífico Sur, especialmente en destinos como Bali, Fiji o las Maldivas, esta moda lleva cogiendo fuerza un par de años en las redes y ahora también se presenta como una de las opciones preferidas de los influencers en los resorts occidentales

Con una breve llamada, los huéspedes de los hoteles más exclusivos del mundo pueden presumir en las piscinas de sus villas privadas de un desayuno cuya logística a lo mejor no es la ideal, ya que de normal la comida se enfría más rápido, pero sí útil para ganar unos cuántos likes y, también, evitar las aglomeraciones de las salas comunes o buffets libres. Una solución alternativa al coronavirus con lujo y mucho estilo.

2. Elevar el beach-lunch break

El almuerzo o pícnic en la playa con la neverita azul como accesorio top del verano siguen siendo uno de esos momentazos de la temporada. Sin embargo, con la experiencia, sabemos que no hay nada que iguale a una buena paella en un restaurante en la playa. Y justo este tipo de momentos es una de las fotografías clave que no puedes dejar incluir en tu feed de Instagram este verano. 

Ejemplo de ello es Valentina Ferragni, una de las hermanas mayores de la famosa diseñadora y bloguera de moda Chiara Ferragni, también emprendedora, que no nos pudo dar más envidia con esta paella en el restaurante Atzaro Beach, en el norte de la isla de Ibiza. Sin duda un sitio ideal para disfrutar de la experiencia de un día perfecto en la playa sin necesidad de tener que ir de gala. 

3. Bath cooking, la clave para un menú semanal saludable

Si eres de los que este verano le ha tocado quedarse en la ciudad y trabajar seguro que esta moda además de ganarte algunos seguidores te solucionará bastante la vida. El bath cooking o cocina por bloques consiste en preparar un menú semanal de comidas o cenas en un solo día con el objetivo de mantener un estilo de alimentación sencillo pero sobre todo real, muy en la línea del concepto del realfooding

Este hábito saludable, en realidad tomado de nuestras abuelas, nos ahorrará tiempo, ayudará a mejorar nuestra relación con la comida y contribuirá a reducir la huella de carbono ya que no desperdiciamos tantos alimentos, ya que solo compraremos lo que vamos a utilizar. 

En las redes encontrarás todo tipo de menús que puedes preparar. Uno de los más completos, por supuesto, el del famoso dietista-nutricionista inconformista Carlos Ríos.

4. Los conos de nieve (y en realidad todo tipo de helados)

Si hay que elegir un ‘plato’ por excelencia que sepa a verano, el helado se lleva la palma, particularmente los helados de hielo con sabor. ¿Quién no recuerda los Pop-eyes de limón y naranja o los Frigopie de sabor a fresa? 

Estos clásicos ya han dado paso a opciones más instagrameables con sabores en teoría imposibles, aunque en redes no importe tanto. Si lo que quieres es darle una nota de color a tu perfil, apuesta arriesga con una opción llamativa. 

5. Tardeos (o noches) de desenfreno

Los bailes en las pistas de las discotecas y festivales estivales tan típicas de otros veranos han dado paso a escenas más comedidas pero igual de interesantes. A falta de noches de desenfreno, siempre está bien un buen tardeo, aunque no necesariamente acompañadas de mañanas de ibuprofeno. 

En cualquier caso, una de esas tendencias de este verano son esas imágenes acompañadas de nuestros más cercanos con un buen combinado. ¿Cuáles son tus favoritos? 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta