Seguro que aún te acuerdas de tus padres haciendo tuppers infinitos para la playa. Pollo empanado, tortilla, ensalada, un poco de fruta, bebidas… podríamos seguir pero daría para un reportaje entero. La neverita azul será tu accesorio favorito este verano y por eso en Tapas te contamos cómo hacer el pícnic perfecto en la playa. ¡Ve buscando el mantel de cuadros!

Lo primero es fijar la hora y el lugar. Es preferible esperar hasta que baje el calor y comenzar el pícnic a última hora de la tarde. De esta forma evitaréis las altas temperaturas y podréis ver el atardecer con un buen aperitivo playero. Tened en cuenta el lugar en el que montáis el chiringuito, lo ideal sería un sitio con un poco de protección para que no se os vuelen la comida y las toallas o se os llene todo de arena.

Encontrado el spot nos centramos en lo verdaderamente importante: la comida. Os recomendamos recetas que no sean calientes y que sean muy fáciles de comer en la playa. Bocadillos, sándwiches, quesadillas o ensaladas serán vuestros mejores aliados. También son perfectas las empanadillas y las carnes frías. He aquí algunas ideas para que llenéis vuestra neverita de bocados deliciosos:

Bocadillos: el clásico serranito o de tortilla, de pollo con queso y aguacate, de roast beef con mostaza y queso brie.

Sándwiches: de mortadela con rúcula y un toque picante, de pollo con bacon lechuga y tomate (un BTL), bocadillo de atún o el típico bikini con un nombre tan veraniego.

Wraps y quesadillas: en este apartado podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación y crearos vuestros burritos favoritos. Os recomendamos los de queso y chorizo, de atún y aguacate con un poco de picante o uno sencillo, de pollo o jamón.

Ensaladas: aquí hay infinidad de posibilidades, tanto de base para la ensalada como de aliños. Lo mejor sería una ensalada fresca y ligera, como las que mezclan brotes y lechugas con queso feta y frutos secos. También esenciales, como la ensalada de pasta con tomatitos cherry, aceitunas y bolitas de mozzarella.

Empanadillas y empanadas: podéis comprarlas hechas o a hacerlas a vuestro gusto, tanto al horno como fritas. La fiebre de la empanada argentina ha inundado muchas ciudades y las encontraréis de todos los sabores y por packs. La otra opción es comprar un trozo de empanada e ir dividiéndola entre los comensales. A nosotros nos encantan las empanadillas clásicas de atún, tomate y huevo duro, las de mariscos y pescados o las de carne. No podemos decidirnos por unas, ya que todas son muy recurrentes, también para niños.

Carnes frías: lo mejor de estas carnes frías o templadas es su versatilidad. Podréis comerlas solas o entre panes y os chuparéis los dedos. Algunas de nuestras favoritas son el redondo de ternera, el lomo a la sal o el pollo asado con limón y especias. Todas son muy fáciles de comer y de transportar.

Y el postre no puede faltar. Lo mejor para estos casos es la fruta: sandía, melón o nectarinas os refrescarán y os darán el punto dulce perfecto.

Importante: ¡recordad llevar bebidas suficientes y bien frías! El calor os puede jugar una mala pasada y lo mejor es que tengáis agua y líquidos de sobra para hidrataros bien.

Si queréis darle un toque chic a vuestro picnic en la playa, utilizad una vajilla de plástico simulando cristal y usad distintos manteles y toallas para formar la mesa y los asientos de los comensales. También podéis añadir cojines, farolillos y velas (aunque es más complicado de llevar).

Deja un comentario