Para el humorista Carlos Latre, una de las cosas positivas que nos está dejando la crisis del coronavirus es la demostración de que el teletrabajo funciona y de que se pueden hacer grandes cosas sin movernos de casa. «Si hasta mis padres ahora hacen videoconferencias como si fueran Bill Gates», bromeaba en la última edición de #TapasLive (las entrevistas en directo que emitimos desde nuestro perfil de Instagram).

Y es que Carlos Latre, aunque consciente de la dramática situación que estamos viviendo, tiende a ver siempre el vaso medio lleno. Pero además predica con el ejemplo y lleva sus teorías a la práctica: la semana pasada organizó un maratón solidario de diez horas a través de su canal de Youtube para recaudar fondos para la búsqueda de una vacuna para el coronavirus en colaboración con yomecorono.com.

«La iniciativa se nos ocurrió porque las primeras semanas nos dimos cuenta de la ayuda que hacíamos los que nos dedicamos al ocio simplemente haciendo nuestro trabajo, entreteniendo», explicaba Latre. «Todo el mundo estaba haciendo directos, pero nadie había hecho algo así para recaudar fondos. Así que hablé con buenos amigos y todos se apuntaron. Por amistad y por la buena causa».

Y entre ese selecto grupo de colaboradores contó con con gente de la talla de chefs como  Ferran Adrià, Ángel León o Nandu Jubany; deportistas como Leo Messi, Andrés Iniesta, Íker Casillas o Rudy Fernández; músicos como Joan Manuel Serrat, Miguel Poveda (que compuso una canción especialmente para la ocasión y cuyos derechos donará íntegramente para la causa #YoMeCorono), Nacho Cano, Estopa o Mónica Naranjo… Además de otros periodistas, actores, artistas y humoristas que ‘desfilaron’ por la casa de Carlos Latre durante esa maratoniana jornada. Y a pesar de que fueron «diez horas dándole a la manivela» para recaudar dinero, asegura que se le pasaron incluso rápido: «Fue muy interesante poder charlar con gente así. Se vivieron momentos muy mágicos y divertidos y conté con la complicidad de grandes compañeros y amigos».

Y aunque el maratón dio para muchísimo (lo puedes ver completo aquí), de entre todas las intervenciones Carlos Latre destaca las palabras del siempre clarividente Ferran Adriá: «La gente que tenga dinero, lo primero que tiene que hacer es gastárselo en turismo español, en teatros, en cines, en restaurantes…». Y es que Latre recalcó la importancia de que, cuando esto pase, nos ayudemos entre todos: «Es muy importante que la gente tenga conciencia y que en vez de irse a Punta Cana visite lugares de España. Es importante aportar nuestro granito de arena. Si esto nos tiene que servir para algo es para darnos cuenta de todo lo maravilloso que tenemos, lo que echamos de menos nuestra Semana Santa, nuestros chiringuitos, nuestra cerveza bien tirada… Nos tiene que servir para querernos un poquito más».

También reivindicó el humorista el valor de los cómicos y demás profesionales del ocio, que con su trabajo nos animan la existencia. «Quizá no somos un sector de primera línea, pero sí uno de primera necesidad. Por supuesto que sabemos que es una situación terrible, que se nos están yendo muchos mayores… Pero también ante estas situaciones no queda otra que tirar para adelante, estar unidos y ser positivos. Y ahí es donde nosotros, los humoristas, tenemos una labor importante. Ahora hacer reír no es un placer, es un deber. Aunque haya mucho hater suelto que nos ponga a parir… En España hay mucha gente que está sola y nosotros somos su punto de evasión», asegura.

Él, por suerte, no está solo. Tiene a su mujer, Yolanda, y a muchos amigos chefs con los que estos días comparte buenos ratos, pantalla mediante, claro, y con los que ha formado una especie de «comunidad gastronómica en la que nos pasamos las recetas». Y así un día puede preparar un arroz caldoso con Jesús Sánchez, de Cenador de Amós, y otro intentar emular la ancestral receta de macarrones del cardenal de Carles Gaig.

Y es que la gastronomía es una de las grandes pasiones de Carlos Latre. De hecho asegura que se está «redescubriendo como cocinillas. Muchas veces dejamos de lado cosas que nos hacen felices. Y a mí me encanta cocinar. Me gusta ponerme una copa de vino, mi delantal que me apasiona… Estoy cocinando mucho, sobre todo el fin de semana, cuando hago una barbacoa, un rodaballo al horno… Me encanta ir a la compra; es como ir a una excursión, aunque tomando todas las medidas de seguridad». Tal es su dedicación últimamente a los fogones, que asegura que «en vez de confinado estoy atocinado». Algo que intenta compensar, eso sí, con un poco de ejercicio diario. «Es muy necesario para la cabeza, para desprender serotonina. Al final es mantener un equilibrio».

Antes de todo esto, por supuesto, Carlos Latre y su mujer iban a restaurantes. A muchos restaurantes. Era uno de sus hobbies compartidos que tanto disfrutaban juntos. Y de sus múltiples salidas culinarias surgió el blog ‘Si te dicen que comí’, un proyecto de Yolanda que Carlos recomienda a todo aquel con el que se cruza: «Es muy bonito y estamos muy ilusionados con él», asegura. Además, también recomienda a todos los confinados (o atocinados) «que no dejen de cocinar y que no dejen de descubrir todos los productos que tenemos alrededor, los productos de proximidad que llegan a los mercados. Hay que aprovechar este tiempo para acercarnos un poco más a la gastronomía. Hay un abanico de posibilidades inmensa, los grandes chefs ahora están en tu casa».

¿Y qué pasará cuando nosotros (y esos grandes cocineros) salgamos de nuestros hogares? Él tiene claro qué es lo que más echa de menos: «Tocar. Soy muy de abrazos, de besos, de contacto físico… Tengo muchas ganas de reírme con mis amigos. Y muchas ganas de estar en un teatro, de estar encima del escenario, de irme a Benicasim como todos los veranos, de volver a un bar, a una tasca, tomarme un vino, cenar en un restaurante…». Aunque es realista: «El coronavirus va a cambiar los paradigmas, no sabemos cuándo podremos volver a un teatro, a grabar un programa de televisión con público…».

Y mientras llega ese momento con el que todos soñamos, Carlos Latre continúa a lo suyo, preparando más imitaciones, siguiendo el mantra de ‘The show must go on‘. «El último personaje que me he puesto a imitar ha sido Fernando Simón, que con esa voz tan característica que tiene me ha resultado imposible resistirme», confiesa. Aunque también reconoce que imitará «a todos los ministros tarde o temprano; los estoy trabajando a todos. Voy descubriendo nuevos personajes cada día, porque no hay que parar. No hay que parar nunca». 

Y, de nuevo, vuelve a quedarse con el vaso medio lleno: «Esto va a pasar. Volveremos y espero que nos sirva de algo, que nos haga reflexionar, y que pongamos un poquito de nuestra parte para que la cosa salga mejor a partir de ahora. Espero que esto no sea como un dolor de muelas que se olvida en un tiempo. Esto va a servir para darnos cuenta de la sanidad que tenemos, de las primeras líneas que tenemos, en cuanto a seguridad, a los trabajadores de los supermercados… Espero que salga algo positivo de todo esto». Y termina con una importante reflexión: «Los japoneses no hablan de fracaso sino de oportunidad. Mira cómo está el planeta estos días. Volveremos a tener nuestros bares cerca, a nuestros familiares. Lloraremos a los que se han ido, pero esto tiene que seguir. Es el momento de creer en nosotros mismos».

 

Otros famosos hablan sobre el coronavirus:

Sigue leyendo: