Y de repente llegaste tú, coronavirus… Y propagaste en nuestras vidas caos, incertidumbre, desespero, rabias, desasosiego, frustraciones, soledad, miedos, desconfianzas y palabras poco habituales como ‘confinamiento’, ‘hacinamiento’ o ‘reclusión’.

Y aquí estamos. Recluidos, sí; confinados, sí; hacinados, sí… Pero tú, coronavirus, también nos descubriste muchísimas cosas que, quizás intuíamos, pero no poníamos en práctica de las maneras en las que han aflorado de repente. Tú, coronavirus, has hecho que en España brote, con tanta fuerza como tu maldita propagación, una ola de solidaridad, de creatividad, de pensar en el prójimo, de aplausos espontáneos, de sociedad unida, de músicos, de memes, de humor… y de un montón de cocineros, cocinillas y ‘a(co)cinados’.

Sí, coronavirus, desde que llegaste y nos dejaste en casa, los españoles nos hemos lanzado a los fogones. ¡Y cómo me gusta lo que has conseguido! Además, todas las ‘clases sociales’ gastronómicas se han puesto a cocinar. Yo, que soy seguidor de las redes sociales, he podido constatar que la pasión por nuestra cocina toca todos los rangos.

Estoy degustando virtualmente al más grande, Ferran Adrià, que nos anima desde sus redes a cocinar en casa con su #comerbienalimentaelalma, con recetas sencillas basadas en los menús que comían los trabajadores de elBulli antes de su cierre; los Stories de Jordi Cruz desde primera hora de la mañana; a Dani García con su #yococinoencasa; a mis queridos hermanos Torres ‘picados’ el uno con el otro para ver quién hace la mejor receta… Nunca vi tan de cerca el maravilloso socarrat de Quique Dacosta; he aprendido a hacer las famosísimas croquetas de Francis Paniego; sigo la cocina de chup-chup con Carles Gaig o Nandu Jubany, y me he atrevido con los famosos callos de Trifón Jorge… He sido invitado del gastro-show de nuestro último triestrellado y amigo Jesús Sánchez de El Cenador de Amós; he cocinado de ‘resistencia’ con Alberto Chicote; he hecho postres junto a Christian Escribà y su mujer Patricia Schmidt o junto a mi amiga Clara P. Villalón, y me he dado una vueltecilla por las ‘influrecetas’ de Marta Sanahuja (Delicious Martha) o Roberto, el chef de Bosquet. Y, sobretodo, me lo he pasado en grande viendo cocinar a amigos como el gran Juan Echanove, La Terremoto de Alcorcón o Jorge Cadaval y sus ‘Alcachofas Maradona’, además de seguir el menú día a día de mi buen amigo Rodrigo García –@rodattweeter– y a todos esos españoles de a pie que hemos vencido al aburrimiento, a la rabia, al miedo y a la reclusión al lado de los fogones.

Sí, coronavirus, gracias a ti vamos a recuperar recetas de siempre, conocer nuevas, perder el miedo a cocinar o lanzarnos a intentar hacer sushi, esferificaciones y espumas sin salir de casa. Lo que no sé, maldito coronavirus, es si, cuando te vayas para siempre y te hayamos vencido entre todos, saldremos de este hacinamiento y confinamiento y pasaremos a estar… ‘atocinados’ y casi, casi… ‘confitados’.

Carlos Latre es humorista, actor y presentador. Actualmente participa como jurado en el programa ‘Tu cara de suena’, de Antena 3. Pero también es un ‘foodie’ de tomo y lomo… Junto a su mujer, Yolanda Marcos, suele recorrer restaurantes que ella después recoge en su blog ‘Si te dicen que comí’. Esa afición, de momento, la tienen en cuarentena.

Otras opiniones:

Sigue leyendo: