Los españoles pocas veces nos conformamos con un café y una mini charla después de una comilona en condiciones, eso es así: las conversaciones relajadas y las copas sin prisas son ya (casi) obligatorias. Y aunque sobremesas hay para todos los gustos y perfiles, como en todo, sean como sean nunca deben dejar de ser atrevidas y divertidas. Porque eso es lo que marca la diferencia.

Pero empecemos por el principio. Para que la reunión alrededor de la mesa sea inolvidable, bajo ningún concepto puede faltar ni el entretenimiento ni la despreocupación. Como tampoco puede faltar un buen gin-tonic: en su momento ya os contábamos cómo hay que prepararlo para que quede perfecto. En Tapas tenemos claro que tan solo se necesita lima, pimienta negra recién molida, tónica y la ginebra premium de Bulldog. La combinación es, sin duda, un éxito asegurado.

Y (como tanto monta, monta tanto…) hoy os desvelamos las claves para que la sobremesa en la que disfrutéis del mítico combinado sea única. En definitiva, una serie de trucos para que durante el encuentro a nadie le dé por mirar ni la hora ni la pantalla del móvil. ¡Y que el convite se extienda hasta que tú quieras!

La compañía

Es, obviamente, el primer punto para que tu sobremesa sea única. Y aunque las hay de diferentes tipos (sabemos que no es lo mismo juntarse con tus amigos que con tu familia o tu pareja…) y la elección está en tu mano (faltaría más que te dijéramos con quién puedes o no quedar…), para que sea inolvidable considera los siguientes puntos: siempre tiene que hacerse notar la complicidad con tus acompañantes, debéis de aprovechar la ocasión para daros un homenaje comiendo algo rico y, también, que la conversación atesore fluidez. Una vez tengas todos estos elementos controlados, te prometemos que el encuentro funcionará por sí solo.

La localización

Como sabemos que elegir un sitio a la altura para tan esperada ocasión no es tarea fácil, si lo que buscas es un establecimiento para ver y ser visto, de moda, te lo ponemos en bandeja: estos son los 10 mejores restaurantes para una sobremesa en Madrid; aquí los más indicados si la reunión tiene lugar en la ciudad condal; por otro lado, los locales destacados para una sobremesa en Valencia; y para terminar, los lugares secretos de Bilbao que no dejarán indiferente a nadie. Pero, si por el contrario prefieres ser el anfitrión, apunta: la luz tenue, acompañada de unas elegantes velas (si son negras, como la copa de Bulldog, mejor que mejor), y la música relajante de fondo son imprescindibles.

Los temas de conversación

Una vez tengas el punto anterior decidido, pasamos a la conversación: esta dependerá de con quién estés en la sobremesa, para hablar así de unos temas u otros. En familia lo más recurrido para no meternos en camisas de once varas es hablar de, por ejemplo, aquellos maravillosos años de la infancia (las risas están aseguradas), aunque si hay confianza también puedes aprovechar la ocasión para tocar algunos temas personales (trabajo, pareja…). Es una buena forma de conectar con ellos. Sin embargo, si estás con tus amigos la cosa cambia… entonces podemos lanzarnos con alguna confesión inédita o podemos empecinarnos en arreglar el mundo juntos, algo muy nuestro. No obstante, aquí te detallamos alguna que otra conversación infalible que nunca falla.

El maridaje

La comida es importante, claro. Pero el maridaje estrella también: el que define a la perfección la sobremesa perfecta es el de la ginebra premium Bulldog Gin (acompañada de tónica, mucho hielo, un poco de lima y un toque de pimienta negra) y el postre negro de Christian Tomás, chef de Guakame Street Food y ganador de The Best Foodie 2020, elaborado a base de chocolate negro, gotitas de aceite de coco, escamas de sal y ralladura de lima. Una combinación insuperable… que además demuestra por qué la sobremesa ‘is the new black’.

Y, por supuesto, la bebida

Aclarado todo lo anterior, pasemos a lo verdaderamente importante: cuando todos los platos ya están vacíos, y solo quedan migajas en el mantel, nos apresuramos (pero sin prisas, qué cosas…) a tomarnos un buen trago (buena compañía y conversaciones infalibles mediante). ¿Que la comida, como apuntábamos, es importante? Sí. ¿Tu séquito y la localización? También. ¿El maridaje? Más de lo mismo. Y la bebida premium que elijas para tu momento (¡es tu momento!) no puede ser menos: la mejor opción es la ginebra premium Bulldog. ¡A triunfar!

Disfruta de un consumo responsable 40º. Comparte el contenido solo con mayores de 18 años.

Deja un comentario