La Ribera del Duero sigue teniendo un gran éxito en el mercado español. Y eso es algo que prueba (y ha probado) continuamente Tinto Pesquera, la importante bodega propiedad del grupo Familia Fernández Rivera que, además de ser impulsora de esta Denominación de Origen, es conocida por ser pionera en los métodos de elaboración de la uva Tempranillo.

Ubicada en la localidad que le da nombre, ya cuenta con más de 50 años de trayectoria en el ámbito vitivinícola… y, lejos de detenerse, su despensa continúa reforzando su figura en el sector enológico nacional e internacional. Lo acaba de demostrar con la presentación de sus tres nuevas añadas (Tinto Pesquera Crianza 2019, Tinto Pesquera Reserva 2018 y Tinto Pesquera Millenium Gran Reserva 2015), caracterizadas todas por la procedencia de sus uvas -cuyas cepas se sitúan a 800 metros de altitud, concretamente, donde se ubicaron las primeras cepas de esta bodega a finales de los años 60 y principios de los 70-.

La última de todas, la que nos atañe en estas líneas, es una referencia elegante y sedosa envejecida en barricas de roble francés. Presenta un color limpio y brillante en tono rojo picota, nariz amplia y bien integrada entre aromas frutales y toques de madera y en boca de una estructura amplia, carnosa y larga, con taninos redondos y persistentes. Este gran vino, que se recomienda decantar tres cuartos de hora antes del servicio, es ideal para acompañar todo tipo de carne roja y blanca, platos de caza y, sobre todo, con lechazo asado. También casa a la perfección con cualquier plato de cuchara, así como con postres (chocolates amargos y tarta de queso).

Otros vinos que no deben faltar en tu bodega: 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta