Volvemos a esa perdición: la mezcla de sabores dulces con salados y la perfecta conjugación de formas y texturas. Engañar con la vista es fácil, pero más difícil es hacerlo con el paladar. Hoy preparamos un pastel de bonito, de presentación digna de las mejores reposterías pero con un relleno con sabor a mar.

Ingredientes (para ocho personas):

  • 1 bonito de 2kg (sin piel ni espinas).
  • 4 zanahorias medianas.
  • 8 tomates maduros.
  • 1 cebolla.
  • 3 cebollitas tiernas.
  • 13 huevos.
  • 1dl de aceite de oliva.
  • 1 cucharada de mantequilla.
  • 2 cucharadas de harina.
  • Una pizca de sal.

Preparación:

Pelar y picar muy menudas las cebollitas tiernas y hervir junto a las zanahorias previamente cortadas en rodajas. Cuando tengamos la textura adecuada, reservamos.

Pelar los tomates y la cebolla y, en crudo, los pasamos por la batidora.

En una cacerola con un poco de aceite de oliva, rehogamos el bonito, cortado en dados, y añadimos los tomates y la cebolla triturados. Sazonamos con sal y dejamos cocer durante 30 minutos. Una vez trascurrido este tiempo, trituramos el contenido, batimos unos huevos y los añadimos a la mezcla del bonito y removemos bien.

Untamos un molde con mantequilla y espolvoreamos harina por encima.

Depositamos la mitad de la mezcla dentro del molde, colocamos las cebollitas tiernas y las zanahorias hervidas encima y cubrimos con el resto de la mezcla.

Lo introducimos en el horno, ya precalentado, y al baño María y lo dejamos hornear durante una hora.

Antes de desmoldar, dejamos que se enfríe. Y a triunfar.

 

Otras recetas de bonito: