En un momento dado, quizá a las tantas de la madrugada, puede apetecer un bollo o cualquier chuchería, pero a ciertos niveles la mente se abre y la creatividad aflora. Ver ‘Chef’ es sinónimo de comer. Pero comer por pura gula.

En la película, protagonizada por el propio Jon Favreau, John Leguizamo, Scarlett Johansson, Bobby Cannavale, Sofía Vergara, Emjay Anthony y Dustin Hoffman, el protagonista prepara un sándwich de queso a su hijo. El procedimiento es tan sencillo que invita a hacerlo en el mismo momento del visionado de la cinta, tal cual, sin escatimar en ingredientes (pan, mantequilla y queso).

La escena es simple, pues sucede toda ella en la cocina, pero el plano de la plancha, con las manos untando la mantequilla en el pan de molde, es pornografía gastronómica. Seguro que si se observa a cámara lenta se puede alcanzar el clímax. En fin. Dos rebanadas de pan de molde, dos lonchas de queso cheddar, otras dos lonchas de gruyère suizo, unas lascas de parmesano, mantequilla (en pomada) y un chorrito de aceite de oliva para la plancha.

La felicidad nunca estuvo tan cerca y jamás había sido tan sencilla de lograr. Solo son cinco minutos los que te separan del placer. Después, con un toque de muñeca, se pasa de la plancha al plato, para después cortarlo en dos partes y, atención, ver cómo los quesos abrazan y cubren el pan tostado gracias a la mantequilla.

Junto al bocadillo cubano que también preparan en Chef, el sándwich de queso hará las delicias de quienes gozan de las maravillas de la naturaleza a altas horas de la madrugada, cuando el mundo calla y el estómago habla. Hazte un favor: prepárate un sándwich de queso como éste de vez en cuando. Tu corazón, e incluso tu cabeza, lo agradecerá.

*Artículo de Enric Atienza publicado originalmente en el nº 46 de TAPAS. Si quieres conseguir números atrasados de la revista, pincha aquí. 

Más escenas de películas para devorar: 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta