En el territorio protegido de la Denominación de Origen Jumilla hace muchos años que conocen el equilibrio. Se trata de un equilibrio perfecto entre la vid, la tierra y el ser humano. Un acuerdo tácito entre el viticultor y la naturaleza, entre el humano y el medio ambiente. Un respeto mutuo como un sello de identidad milenario en estas tierras, como el único camino a seguir en este territorio que abarca seis municipios de Albacete (Albatana, Fuente-Álamo, Hellín, Montealegre del Castillo, Ontur y Tobarra) y uno murciano, Jumilla.

Los viticultores que actualmente trabajan estos campos mantienen vivo el legado de sus ancestros, aquellos que, como si de un arte se tratara y a través de siglos de arduo trabajo, modelaron el terreno con sus manos. Anduvieron un duro recorrido para lograr la total adaptación de su vid: la Monastrell, una variedad autóctona, con personalidad propia.

Una vid que se beneficia del arte del cultivo ecológico, ese que aprendieron a desarrollar en estas latitudes hace más de 2.000 años. Contemplar cada día cómo estos cultivos son parte de la naturaleza que envuelve estas tierras supone un auténtico placer y orgullo para las generaciones actuales. Y respetar el trabajo de sus antepasados es honrar al ecosistema que representa el cultivo de estos viñedos.

Por tanto, hablar de la Denominación de Origen Jumilla es hablar de un equilibrio muy fácil de disfrutar en cada trago. El equilibrio perfecto que se puede apreciar en vinos tan sublimes como los que han resultado vencedores del XXVI Certamen de Calidad DOP Jumilla, y que te presentamos a continuación.

VINO

Juan Gil Moscatel 2019 – Bodegas Hijos de Juan Gil

Se trata de un vino blanco joven de la variedad Moscatel de Grano Menudo. En boca es amplio, sabroso, muy fresco con una muy buena acidez. Tiene un final largo y amable y en definitiva es un vino que te invita a seguir bebiendo.

Ha sido el ganador de la medalla de plata en el 26 Certamen de Calidad Vinos de la DOP Jumilla en la categoría de Vinos Blancos.

VINO

Luzón Colección Rosado Monastrell 2019 – Bodegas Luzón

Es un rosado 100% Monastrell de viñedos de 20 años. Tiene un color salmón rosado, muy clarito.

En nariz es sutil, pero a la vez complejo. Nos salen aromas a frutilla roja, como las cerezas o las guindas y con un fondo muy floral. En boca tiene una textura delicada, con sabores de fruta y un final refrescante y a su vez goloso. Muy alegre. Ha ganado la medalla de plata en la categoría de Rosados.

VINO

Alceño Premium 50 Barricas 2018 – Bodegas Alceño

Coupage de Syrah (en su mayoría) y Monastrell, permanece en barricas nuevas de roble americano y francés un corto periodo de tiempo. De capa alta, morado intenso con un borde violeta. En nariz, notas de frutas negras y rojas maduras con tonos de vainilla, cacao y torrefactos. En boca, buena estructura y cuerpo. Medalla de oro en Tintos con Madera.

VINO

Pío del Ramo Roble 2017 – Bodegas Pío del Ramo

Coupage de Monastrell, Syrah y Petit Verdot. De vendimia manual y con una crianza de 4 a 6 meses en roble francés y americano. Color rojo picota, de capa media alta con ribetes aún violáceos. En nariz, aromas a frutos negros, con notas balsámicas y ligeramente especiado. En boca muy redondo, untuoso y sin aristas, afrutado. Medalla de oro en Tintos con Madera de las añadas 2017 y anteriores.

VINO

Casa de la Ermita Crianza 2017 – Esencia Wines Cellars

60% Monastrell, 25% Cabernet Sauvignon y 15% Syrah. 9 meses de crianza en barricas de roble francés y americano. Color rojo cereza, deja una lágrima coloreada.
En nariz, aromas intensos de fruta negra muy madura (moras, ciruelas y arándanos). En boca es muy sabroso, y mantiene la nariz. Ha sido el ganador de la medalla de oro en el certamen en la categoría Crianza.

VINO

Castillo del Picacho Reserva 2016 – Bodegas BSI

Este vino es 100% de la variedad Monastrell. Se trata de un vino reserva de 12 meses en crianza en barricas de roble americano de 220 litros de capacidad.

En boca vemos que es un vino con cuerpo, poco astringente y con un tanino más que pulido. Muy bien equilibrado. Este vino se ha proclamado ganador de la medalla de oro en el 26 Certamen de Calidad Vinos de la DOP Jumilla en la categoría de Reserva.

VINO

Amatus Dulce Monastrell 2019 – Bodegas Bleda

Es un vino dulce 100% Monastrell de viñas viejas. Para su elaboración se ha hecho una recolección de vendimia tardía.

En la fase visual, más que su color cereza con algún reflejo violáceo, destaca la densidad.
En nariz es potente y aparece mucho la fruta roja. En boca es muy sabroso, untuoso, dulce y con mucha fruta. Medalla de oro en la categoría de Dulces.

Deja un comentario