Aromáticos, afrutados, y con mucha personalidad, los Crianza de Ribera del Duero no dejan de reinventarse, permitiéndonos redescubrir añada tras añada el potencial de esta Denominación de Origen.

Los vinos de la Denominación de Origen Ribera del Duero son el reflejo de las condiciones de la comarca en que se elaboran. Poderosos, rotundos, de color vivo y muy rico en elegantes sensaciones olfativas, son el resultado del esfuerzo, amor y pasión de sus viticultores y bodegueros. 

Ya sea tinto, blanco o rosado, los vinos de Ribera del Duero nacen con la finalidad de emocionar y transmitir diferentes sensaciones en el consumidor. Tempranillo es la variedad reina de la Denominación de Origen (Tinta del País), mientras que la Albillo Mayor lo es para los blancos. 

Los vinos de Ribera del Duero son únicos, de calidad extraordinaria, genuinos, inimitables, auténticos. El terroir, el clima, la altitud, y la maestría del enólogo componen los factores diferenciales. 

Sinónimo de excelencia y calidad

Ribera del Duero es una de las regiones vitivinícolas más reconocidas del mundo. La tradición unida a la tecnología de vanguardia, hacen que los vinos de esta Denominación de Origen sean año tras año alabados por críticos y expertos nacionales e internacionales.

Año tras año, los vinos de Ribera del Duero mejoran sus posiciones en prestigiosas publicaciones como “Top 100 de Ribera del Duero” de Master of Wine. Ribera del Duero es la Denominación de Origen que ostenta el mayor número de vinos calificados con la máxima puntuación en la Guía Peñín 2021

Crianzas: vinos con personalidad única

Los vinos tintos de variedad Crianza son el reflejo del carácter intrépido de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Llegan al mercado tras un paso mínimo de 12 meses en barrica, y son el buque insignia de una comarca diestra en las artes del envejecimiento, capaz como ninguna de jugar con la madera y experta en la creación de vinos nacidos para la longevidad.

Cada Crianza es único, y degustarlos es conocer las mil caras de la Ribera del Duero, saborear la tradición o sumergirse en la vanguardia y en las nuevas tendencias. A la oferta Crianza de Ribera del Duero se suman los rosados y blancos de nueva generación, también con envejecimiento en barrica.

Elegantes, sabrosos, intensos, voluminosos y llenos de sensaciones, los Crianza de Ribera del Duero son ideales para disfrutar en mesa en cualquier momento del día. 

Deja un comentario