Con la entrada de los últimos kilos de uva en las 292 instalaciones de 310 bodegas, esta vendimia de Ribera del Duero, la tercera mayor de la historia, ha llegado a su fin. La cosecha se ha cerrado con 123.100.000 kilos de uva, con 122.007.575 de variedades tintas, tempranillo por encima de todo, y casi 1,5 millones de variedades blancas, principalmente albillo mayor.

A pesar de que las lluvias han complicado mucho las labores de recolección que se desarrollan desde el mes de septiembre, esta campaña ha superado a la de 2014, convirtiéndose en la tercera mayor de la historia, solo por detrás de las de 2016 y 2018, y los primeros vinos elaborados con la uva de esta cosecha presentan una intensa carga aromática, frescura y buena estructura.

Las intensas lluvias que afectaron a todo el territorio de la DO durante el mes de septiembre, con una media de 60 litros por metro cuadrado, retrasaron el inicio de las labores de recolección, que arrancaron el pasado 10 de septiembre. La campaña ha sido excepcionalmente extraña, se ha dilatado más que en los últimos años y se ha desarrollado en episodios, muy afectada por la meteorología.

Según Enrique Pascual, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero, «ha sido la vendimia más difícil a la que nos hemos enfrentado. Pero la responsabilidad, el compromiso y la enorme implicación de nuestros bodegueros y viticultores han hecho posible que se haya desarrollado con relativa normalidad, preocupados principalmente por la meteorología. Agradezco y aplaudo la profesionalidad y humanidad de nuestros operadores. Se han adelantado y han previsto cada situación posible».

Vendimiando en plena pandemia 

La vendimia se ha desarrollado además en una situación sanitaria extrema, en plena pandemia de Covid-19, lo que ha exigido extremar las medidas de control para evitar episodios de enfermedad.

La Denominación de Origen Ribera del Duero se sumó a la campaña impulsada por la Junta de Castilla y León para realizar la toma de muestras para pruebas PCR a los temporeros que acudían a trabajar procedentes de otra zona básica de salud, principalmente a los llegados de otras Comunidades Autónomas o países.

Foto: © José I. Berdón

“El excepcional trabajo desarrollado en el viñedo previo a la vendimia ha permitido que se haya recogido una uva en excelentes condiciones sanitarias. Los protocolos activados para controlar la pandemia y las medidas que han adoptado voluntariamente para el control de la COVID-19, han logrado que no hayamos vivido episodios preocupantes. Es un orgullo representar a esta Denominación de Origen”, afirma Enrique Pascual.

Como complemento a los test PCR realizados a los trabajadores de la vendimia, se creó un espacio para cobijar a los temporeros diagnosticados como positivos en Covid-19 coloquialmente conocido como «Arca de Noé». De esta manera, los temporeros podían disponer de un lugar seguro y adaptado para pasar el confinamiento.

Un año complicado para el sector vinícola 

2020 pasará a la historia como un año complicado en todos los sentidos. Para el sector del vino también ha supuesto el periodo más incierto, imprevisible y complicado de la última década.

Las medidas que afectan a la hostelería y el confinamiento nacional e internacional han frenado ventas y exportaciones, aunque las bodegas de Ribera del Duero siguen abriendo puertas y buscando fórmulas para comercializar sus vinos y hacérselos llegar al consumidor.

Por ello, gran parte de las elaboradoras, a las que podemos acceder desde la nueva página web de Ribera del Duero, han puesto en marcha sus tiendas online que el Consejo Regulador ha agrupado en un espacio web al que se puede acceder a través del enlace www.riberadelduero.es/es/vino-online.

Con la colaboración del Consejo Regulado, la Asociación de Bodegas de la DO ha puesto en marcha la plataforma Just Ribera, un lugar donde acceder a una gran selección de vinos de sus bodegas asociadas.

con la colaboración de prescriptores de la talla de Najwa Nimri, Manuela Velasco, Sidonie, El Kanka, Quim Gutiérrez, Silvia Abril o Shinova, el Consejo Regulador ha lanzado campañas de comunicación para acercar el vino al consumidor.

Madrid, con Ribera, sí

Con el objetivo de apoyar el sector hostelero y el fomentar el consumo responsable del vino, Ribera del Duero impulsa la iniciativa «Madrid, con Ribera, sí».

Ribera del Duero premiará el consumo de vino en diferentes restaurantes de la capital. Así, los comensales que pidan una botella de vino de Ribera del Duero recibirán diferentes premios y promociones al momento, además de poder participar en diferentes sorteos que se realizarán a través de las redes sociales.

Esta campaña se realiza en colaboración con la Ruta del Vino Ribera del Duero, que pondrá a disposición de los consumidores que acudan a estos bares y restaurantes y participen en este sorteo, cuatro experiencias enoturísticas de un fin de semana de duración, organizadas por las agencias de viaje adheridas al consorcio turístico de Ribera del Duero, que podrán utilizar a lo largo de 2021 o 2022. 

Deja un comentario