Este Tío Pepe en Rama 2020 es la constatación de que, al contrario de lo que pudiera parecer, el mundo no se ha detenido por el coronavirus. Otra cosa es que buena parte de nuestra actividad, la de los humanos egocéntricos, sí que haya frenado en seco. Pero la naturaleza (y por tanto el vino) ha seguido su evolución como si tal cosa.

Y, con la llegada de la nueva estación, ha nacido Tío Pepe en Rama, cuya saca 2020 –según explican sus creadores– ha estado marcada por un invierno anormalmente seco y templado, que ha dado paso a una primavera fresca y lluviosa. «Ésta es una de las ediciones de Tío Pepe en Rama más espectaculares que he tenido la fortuna de seleccionar», afirma Antonio Flores, enólogo y master blender de González Byass Jerez. 

Este vino está inspirado en los días en los que el fino se consumía directamente desde la bota. Por lo que no ha sido sometido a los procesos habituales de clarificación y filtración. Esto se traduce en un vino de color oro intenso y muy brillante. Su aroma es rotundo, con recuerdos a levadura de pan fresco y toques aceitunados, y en boca regala agradables sensaciones amargas. Como aperitivo es infalible, aunque también acompaña muy bien a arroces y frutos del mar.

Pero además, González Byass quiere aportar su granito de arena para mejorar la situación actual y destinará los ingresos de la nueva saca de Tío Pepe en Rama 2020 a apoyar la reapertura de la hostelería, uno de los sectores que peor lo está pasando con todo esto. «Juntos hemos superado muchas situaciones críticas y juntos seremos más fuertes y recuperaremos las ganas de disfrutar de nuestra gastronomía y joyas enológicas», aseguran desde la marca.

ALGUNAS RECETAS PARA ACOMPAÑAR: