Después de tantas recetas saladas, el cuerpo y la ansiedad ya nos pide dulce. Y con esta receta podemos degustar un postre de cuchara con aromas afrutados y la pastosidad del caramelo. Una bomba de relojería calórica que promete hacernos disfrutar sentados a la mesa después de una, esperemos, ligera comida. Aquí nuestra receta de flan de piña y leche condensada.

Ingredientes: 

  • 1 bote de 500g de piña en almíbar.
  • 1 bote de 500g de leche condensada.
  • 5 huevos.
  • 500ml de leche.
  • 200g de azúcar.

Preparación:

Primero tenemos que hacer un caramelo con el azúcar y un par de cucharadas de agua, y después verterlo en moldes o flaneras.

Escurrimos las rodajas de piña y cada una la cortamos en seis trozos. Reservamos la piña y batimos los huevos en un bol, añadiendo la leche y la leche condensada, mezclándolo todo.

Repartimos la piña en los moldes hasta la mitad y seguidamente los cubrimos con la mezcla de leche  y huevo hasta rellenar el molde.

Metemos los moldes (al baño María) en el horno precalentado a 150ºC, durante 40 minutos aproximadamente. Cuando comprobemos que están cuajados, los sacamos del horno y los dejamos enfriar.

Una vez fríos, desmoldamos y ponemos el flan en un plato, decorando al gusto.

Más recetas: