Sin duda el 2020 empezaba bien para Luis García-Berlanga, cocinero autodidacta e hijo del mítico cineasta, con la apertura del restaurante Berlanga a mediados de febrero. Ubicado en el número 41 de la madrileña calle Menéndez Pelayo, constituía la materialización de un sueño. En pocas semanas sus apariciones en la prensa se multiplicaron y el establecimiento, consagrado a los arroces (y a otras muchas cosas), se convirtió en un prometedor referente en la capital.

Pero el destino le tenía preparado un inesperado giro de guión en forma de pandemia. Y a pesar de su exitoso estreno, el restaurante Berlanga tuvo que echar el cierre (como todos los demás). Sin embargo, fue uno de los primeros en subirse a la ola del delivery dispuesto a no frenar la buena marcha de un concepto que gozó de una gran acogida desde el primer momento. Y desde entonces sus arroces a domicilio hicieron el confinamiento más llevadero a muchos. 

De vuelta a la (nueva) normalidad

Ahora que toda la hostelería va retomando poco a poco su ritmo, el restaurante Berlanga hace lo propio. Y lo hace con una carta muy fresca, basada en el recetario levantino y en la despensa mediterránea y, por supuesto, con sus arroces.

Además estrena terraza y el ‘pack Retiro’, un formato picnic para disfrutar en el parque que incluye un entrante ligero, como por ejemplo un gazpacho o una vichyssoise, un arroz y una bebida, y se recoge directamente en el restaurante. Pero no se olvida del delivery

En esta nueva etapa, el servicio a domicilio continúa –aunque sólo a mediodía– en un área que comprende la almendra central –zonas de Madrid situadas dentro de los confines de la M-30, incluyendo el distrito de Moncloa-Aravaca– y alcanza Arturo Soria y La Moraleja.

Ahora tienen dos arroces a elegir cada día. Por ejemplo, los viernes arroz de bacalao, coliflor y cebolla o senyoret. Y los sábados y domingos, paella valenciana y otro que va cambiando.

Además de la maestría en el punto del arroz, otro de los secretos de su plato estrella (en todas sus variantes) es la materia prima. En su elaboración se emplean dos variedades, albufera y sendra, ambas cultivadas en el parque natural de la Albufera por la quinta generación de una familia de agricultores locales. José Luis se mantiene fiel a ellos desde hace años y ahora más que antes, ya que, como explica, «estamos en un momento en el que conviene apostar por la producción 100% nacional». Y añade: «El restaurante Berlanga no busca posicionarse en absoluto como arrocería, sino como un referente en arroces». Pues lo han conseguido. Ya se disfrute de ellos en el propio restaurante, en casa o incluso en el parque de El Retiro.

Otros deliverys que merecen la pena: 

Sigue leyendo:

 

Deja un comentario