¡Hoy es el Día Internacional del Gin Tonic! Y no es que queramos incitar a nadie a empezar la semana por todo lo alto (o sí), pero si tienes que esperar hasta el finde para tomarte uno, te contamos unas curiosidades para ir entrando en materia.

Ya sea porque eres amante de la ginebra, o porque eres de los que consideran que un gintonic es el mejor «digestivo» para compartir sobremesa, seguro que hay detalles que no conocías.

El gintonic es famoso a lo largo y ancho del mundo, aunque es posible que no en todos los lugares tenga el mismo éxito que en España. Sí, podemos presumir orgullosos de ser el tercer país que más gin tonics consume. Y es que qué tendrá este combinado que solo Filipinas y Estados Unidos nos adelantan en el ranking.

Por muy chocante que suene, el gintonic nació en el mundo de la medicina. Con el objetivo de buscar un medicamento que mejorase la función renal, en 1625 un científico alemán mezcló Etanol con bayas que maceraran el alcohol. Y voilà, así nació la ginebra. Más de un siglo después, Jacob Schweppe describe el primer proceso industrial para obtener agua mineral carbonatada artificialmente. Schweppe popularizó su bebida en la Inda para luchar contra la Malaria porque al contener Quinina es capaz de eliminar los parásitos responsables del paludismo. Los soldados ingleses, para camuflar su sabor amargo, comenzaron a mezclarla con ginebra. Y así fue como nació este famosos combinado que todos conocemos.

Aunque tenemos referencias del gintonic desde siglos atrás, esta moda contemporánea de la copa de la balón y los aderezos no viene de tan lejos. Cuenta la leyenda que Arzak descubrió a Ferran Adrià Dicken’s, un veterano templo donostiarra del gin tonic. Allí ambos chefs conocieron al propietario del local, Joaquín Fernández, quien preparaba el combinado de una manera especial y lo servia en copa de balón. Desde entonces, esta nueva forma de tomar el gin tonic ha invadido todos los bares de copas del país.

Lo repetimos mucho, no sabemos si por convicción o por vicio, pero sí, es una realidad, el gin tonic es digestivo. La explicación es que la mezcla de sabores amargos y dulces aceleran la digestión.

Y como si de una gran estrella mundial se tratase (que lo es), el gin tonic tiene una red social propia. Tal ha sido el boom de este combinado en los últimos años que ha nacido Gingerest, lo que viene a ser el Pinterest de los amantes del gin tonic. ¿Cómo te quedas?

Deja un comentario