Es posible que este fin de semana no pinte el más emocionante de tu vida, pero eso no quiere decir que vaya a ser aburrido. Si el frío y las restricciones te hacen quedarte en casa, qué mejor que sumergirte de lleno en una lectura que te mantenga enganchado de principio a fin. ¡Marchando una ración de buenos libros!

Pan Tartine (Chad Roberston, editorial Col and Col)

Llega la edición en castellano de uno de los libros icónicos a nivel mundial sobre panadería. Su autor, Chad Robertson, al frente de la mítica Tartine Bakery de San Francisco, ha influido en miles de panaderos con su forma de hacer pan: masa madre, fermentaciones lentas, granos ancestrales… Sabiduría infinita.

Tempestad en vísperas de viernes (Lara Moreno, editorial Lumen

Este libro reúne la obra hasta el momento de una de las grandes poetas españolas de la actualidad. Se trata de una poesía personal, pegada a lo doméstico y descarnadamente visceral, en la que la autora se desnuda con ironía y ternura. Ideal para saborear sus poemas entre sorbo y sorbo de una copa de vino, como el que aparece en su portada.

High on design (editorial Gestalten)

La verdadera revolución verde es la de la industria del cannabis, que se ha convertido en una próspera actividad que ya es legal en varios países del mundo. Esto ha provocado el nacimiento de una nueva generación de consumidores y empresarios cada vez más exigentes con el diseño. Y este libro muestra precisamente las últimas tendencias estilísticas del acto de fumar hierba.

Desencajada (Margaryta Yakovenko, editorial Cabayo de Troya)

La vida de Daria Kovalenko Petrova está tan rota como el huevo de la cubierta del libro. Nacida en Ucrania en 1992 pero pronto trasladada a España, su historia está marcada por una ruptura amorosa y por la reconstrucción de un relato familiar condicionado por la migración y las dificultades económicas.

Caliente (Matu Santamaría, editorial Lunwerg)

Como explica el ilustrador hispano-argentino sobre el título de su libro, “hacer algo en caliente es hacerlo de forma inmediata, sin retraso que rebaje el interés o la vehemencia de la acción”. Por eso ahora, más que nunca, son tan necesarias sus ilustraciones reivindicativas sobre feminismo, sexualidad o medio ambiente.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta