Hemos viajado gastronómica y mentalmente a los Estados Unidos para traernos uno de las recetas más típicas en los desayunos y meriendas de sus hogares: el bizcocho de plátano con frutos secos. Ahora que lo hemos probado y que vamos con la segunda horneada, entendemos tanta peregrinación a las cocinas de sus fabulosas casas en busca de una ración más.

Ingredientes:

  • 145g de azúcar.
  • ¼ Kg de harina.
  • ½ cucharadita de sal.
  • ½ cucharadita de bicarbonato.
  • 100g de almendras.
  • 2 o 3 plátanos de canarias.
  • 60g de nueces tostadas.
  • 90g de mantequilla.
  • 1 yogurt natural.
  • 1 cucharada pequeña de esencia de vainilla.

Preparación:

Antes de comenzar a enharinarnos las manos, ponemos a precalentar el horno a 180º de temperatura para que vaya cogiendo calor y el bizcocho quede más esponjoso.

En un molde de silicona untamos el interior con mantequilla para que no senos pegue posteriormente al desmoldar.

En un recipiente mezclamos la harina tamizada (para evitar grumos después) con la sal, el bicarbonato, las almendras y nueces troceadas, y mezclamos bien. También, en otro recipiente, machacamos (no demasiado) con la ayuda de una tenedor los plátanos.

En otro recipiente a los huevos batidos vamos a añadir la mantequilla, el yogurt y la esencia de vainilla, batiendo esta mezcla muy bien para que no queden grumos y así poder añadir los plátanos machacados que habíamos dejado en espera.

Juntamos estas mezclas ya fusionadas con la que llevaba el harina y removemos, no batimos, hasta casar bien todos los ingredientes.

Vertemos ya el único contenido que tenemos en el molde y lo horneamos durante unos 45 minutos.

Sólo tendremos que esperar a que termine de hornear, dejarlo enfriar un par de horas y degustarlo junto a un buen café.

Otras recetas: