Es un hecho: llevar un estilo de vida saludable está de moda. De un tiempo a aquí, el cuerpo se ha convertido para muchos en un templo que hay que cuidar y nutrir desde dentro (para que se aprecie por fuera)… y la ola healthy se nota. Aprender a leer las etiquetas en el supermercado es importante. Y conocer cuáles son los alimentos que más calorías aportan también. Por eso hoy te hablamos de ellos.

Patatas fritas

Da igual de qué tipo sean (las que vienen como guarnición en el típico menú de comida rápida, las que haces tú mismo en tu casa, las de bolsa…): ocupan el primer puesto en la lista de los alimentos que más engordan. Y ojo, porque también se encuentran dentro de los alimentos más adictivos, por lo que es muy difícil comer solo unas pocas. Varios estudios coinciden en que este alimento está más relacionado con el aumento de peso que la bollería.

Refrescos azucarados

Engordan mucho más de lo que nos pensamos, aunque sean líquidos. Contienen grandes cantidades de azúcares simples, relacionados directamente con el desarrollo de enfermedades como la diabetes (estas bebidas incrementan los niveles de glucosa en sangre) y la obesidad. Y por eso hay que reservarlos para ocasiones especiales…

Carnes procesadas

Hace seis años, la Organización Mundial de la Salud declaró cancerígena la carne procesada (embutidos, salchichas, etcétera). Y a su vez, la agencia sanitaria advirtió sobre su relación con el desarrollo de la obesidad y el sobrepeso.

Bollería industrial

Apetecen (y mucho) en determinadas ocasiones (¿quién ha sido el valiente que se ha resistido a la tentación al ver una bandeja repleta encima de la mesa?), pero los bollos, los croissants -por cierto, el mejor de España está en Madrid– y las palmeras no nos hacen ningún bien. Destacan por contener altas cantidades de grasas y carbohidratos refinados… y, obviamente, si se consumen de manera habitual aumenta el riesgo de sufrir obesidad.

Mantequilla

Aunque contiene ácidos grasos que nos protegen frente a las infecciones gastrointestinales y favorece las digestiones, su contenido en grasas saturadas (que provienen de origen animal) está por encima del 70%. Y por eso debemos consumirla con moderación.

Zumos envasados

Parecen saludables… pero no lo son para nada («no te fíes de lo que ves, incluso la sal parece azúcar»). De hecho, aportan grandes cantidades de azúcar libre que se relacionan con la obesidad y el sobrepeso. Y no amigos, tomarse un zumo no es lo mismo que comerse una fruta. Y si son envasados peor aún, ya que llevan edulcorantes artificiales.

Comida rápida

No estamos descubriendo América cuando decimos que la comida rápida (hamburguesas, pizzas, perritos…) es una de las grandes enemigas de la healthy life. Los expertos aseguran que al consumir el típico menú que sirven las cadenas especializadas en fast food ingerimos unas 1.600 calorías, es decir, el 60% de lo que nuestro cuerpo necesita en un solo día.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta