La ciudad de Amberes, que se ha vestido de gala estos días para acoger los premios de The World’s 50 Best Restaurants (en los que el restaurante danés Noma ha sido elegido como mejor restaurante del mundo), ha sido testigo del júbilo que los asistentes traían consigo en sus maletas. El programa ha dado mucho de sí: reencuentros, chefs y gastrónomos mano a mano, comidas y cenas para el recuerdo, corrillos donde la rumorología en torno al ganador han sido la comidilla, charlas inspiradoras y paseos bajo la lluvia.

Quién iba a ser el ganador, la comidilla de cada edición

Año tras año la situación se repite, ¿quién ostentará el primer puesto de la lista de The World’s 50 Best? Y este 2021 con más razón, la pandemia nos ha obligado a esperar año y medio para conocer el desenlace de la clasificación.

Entre comida, visita y conferencia no han dejado de surgir conversaciones en las que salpicaban nombres sobre la mesa, ¿será Noma, será Geranium? Surgían también dudas sobre la metodología de la lista y la clasificación que se creo en 2019, The Best of The Best, mediante la cual los que han sido elegidos números 1 en el pasado ya no serán elegibles ni aparecerán en el ranking anual, el Olimpo donde ahora se encuentran El Celler de Can Roca, elBulli y, tras esta edición, Mirazur. Pero Noma no entraría en él aún, al haber cambiado de localización, a pesar de haber sido ya número uno en otras cuatro ocasiones (2010, 2011, 2012 y 2014), ha podido hacerse con el primer puesto.

Geranium ha quedado en segunda posición, algunos contaban que se alzaría vencedor –venían preparados, habían traído el equipo casi al completo–. Habrá que esperar a la siguiente edición.

No existe gala sin photocall

Massimo Bottura se hizo con micrófono en mano y se plantó delante del photocall para ir dando la bienvenida a los chefs que se aproximaban a él. Nuestra alineación española se llevó el protagonismo de cámaras y teléfonos móviles que tanto tiempo habían esperado rememorar ese momento.

El madrileño Dabiz Muñoz, recientemente nombrado mejor chef del mundo por The Best Chef Awards, a cargo del triestrellado DiverXO, también pasó unos minutos por el photocall. Su pareja Cristina Pedroche, que le acompaña allá adonde va, tampoco se quiso perder el ascenso del cocinero hasta el número 20 de la lista. “Llevo desde los 12 años soñando con ser cocinero, más allá de lo que la gente piense de ‘Los 50’, creo que es una fiesta mundial de la gastronomía, me parece acojonante”, compartía el cocinero con Tapas Magazine. Los dos habían viajado días antes a la ciudad para descubrir más de cerca su gastronomía.

También lo hizo Quique Dacosta y otros chefs de nuestra alineación como Andoni Luis Aduriz, los que regentan los seis restaurantes en el Top 100 mundial y que han compartido momentos aquí y allí durante la visita, con la que siguen posicionando la gastronomía española en el mundo.

Una celebración que se ha hecho esperar

Una vez dentro, llegadas las cuatro y media de la tarde, al espacio que acogía la gala se accedía con mascarilla –imagen distinta a la vivida la edición anterior–. Poco después, sentados, las mascarillas iban desapareciendo tímidamente. Bélgica ha cambiado su normativa y desde el sábado no es obligatorio ponérsela en espacios cerrados, excepto en transporte público.

La cuenta atrás comenzó, el tecleo en los ordenadores se disparó. ¿Sorpresas? Ha habido pocas, alguna que otra bajada inesperada: Mugaritz retrocede hasta el 14 y Azurmendi cae hasta el 49. Ahora toca esperar un año más para que las posiciones vuelvan a rotar.

Deja un comentario