El Espíritu cantábrico es lo que reza la portada de la nueva obra de Jesús Sánchez. Desde el 25 de Julio ya circula el nuevo libro del Cenador de Amós (***), restaurante de Jesús Sánchez y Marián Martínez en el que a través de más de 250 páginas y con casi 100.000 palabras se ve plasmada la esencia y el producto de la tierra desde la Casa-Palacio Mazarrasa en Villaverde de Pontones. 

Cantabria es una inigualable región en la que se une el inmenso mar con las imponentes montañas, esto hace que lo que se produce allí sea completamente maravilloso, además es responsable de una extensa tradición culinaria. Con esta inmejorable inspiración Jesús Sánchez ofrece la visión de los dos valores a los que nunca ha renunciado «la devoción por las hortalizas y las legumbres y el gran respeto por la cocina francesa».

Recetas con alma y espíritu

“La cocina es eso… una forma de vida. Y el restaurante es la expresión (….) Marián cree, y también crea, desde la gestión y la sala cerrando el círculo de la excelencia” asegura el Jesús Sánchez. A través de 256 páginas y 154 imágenes se ve plasmado el recorrido desde los fogones hasta la sala, narrando y reflejando el sabor, la técnica, la estética y describiendo la hospitalidad desde la multidisciplinariedad. En el libro se encuentran 63 increíbles recetas que engloban casi 350 elaboraciones de diferentes tipos. El lector encontrará desde contundentes recetas saladas hasta sobresalientes postres y por supuesto, grandes piezas de ese Pan de Amós del que tanto se habla. 

Sensibilidad, cariño, tecnica y producto

Este libro es la expresión de la confluencia entre el mar y la tierra, los vegetales y los productos de ganadería única e ingredientes de cualquier rincón del mundo y elaboraciones que recuerdan a la Cantabria más hogareña. Se mencionan ingredientes como el cacao, el lichi, el pichón y la ostra en combinación con técnicas como el marshmallow, el mochi, la impregnación y el crujiente. Y claro, no podía faltar un homenaje a la reina absoluta de la gastronomía cántabra, la anchoa. Sobre ella se describe el proceso de sobado a mano, los acompañamientos según la temporada del año y se hace un reconocimiento a los pescadores del mundo. 

Jesús Sánchez hasta dejó espacio para la cocina líquida en su libro, plasmando su sentido del humor en su cóctel El Agua del Florero. Finalmente, su creación refleja sensibilidad y cariño, así como el trabajo que él junto a Marián han realizado durante tres décadas. 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta