Las fondas, antiguos establecimientos hosteleros más antiguos y de menor categoría que un hotel, han servido de inspiración al restaurante La Fonda Lironda, la nueva apuesta del Grupo Carbón Negro en Madrid (calle Génova, 27), que a falta de alojamiento sirve fabulosa comida y copiosas raciones de buen ambiente.

Un canto a la dolce vita al calor de la brasa, hilo conductor de una cocina que capitanea Hugo Muñoz, también chef ejecutivo de otros éxitos del grupo como Umo o el Castizo de Velázquez y quien, además de tener una cabeza brillante, hace las veces de perfecto anfitrión en La Fonda Lironda.

El buen producto se saborea con su ensaladilla rusa “como le gusta a Juanjo, de La Tasquita de Enfrente”, los puerros asados en la parrilla y salsa cremosa de queso viejo o los huevos fritos con patatas fritas y carabineros que Muñoz,en temporada, cubre de trufa desde lo alto y, en conjunto, humildemente lo llama“plato combinado de bar”.

De postre, es delito no pedirse su estratosférico flan y acompañarlo con alguno de los cócteles que firma Carlos Moreno. El memorable ambiente de La Fonda Lironda se vive desde su flamante barra, que evoca los felices años 20, y aún más flamante salón decorado por Cousi con aires de lodge africano y toque inglés al que no le falta detalle y sobre el que cada tarde nunca cae el telón de la diversión.

Otros restaurantes que tienes que conocer:

Deja un comentario