Cómo crear la identidad gráfica de un restaurante
Carta del restaurante barcelonés Cuines Santa Caterina, de Grupo Tragaluz.

Debo empezar afirmando que no hay un único proceso creativo en el diseño de la identidad gráfica de un restaurante. Es más, creo que hay tantos procesos creativos como restaurantes… y seguro que cada diseñador tiene los suyos propios.

A pesar de mi experiencia, no soy un teórico del diseño, sólo puedo hablar de mis procesos. Cuando diseño una identidad, ya sea para restaurantes, instituciones, empresas, startupslo que me propongo es que sea única y que sea ad hoc, es decir, que sólo sirva para ese problema en concreto. Eso lo tienen en común todos los procesos de diseño de identidad.

La identidad de un restaurante

En el caso de los restaurantes tengo muy en cuenta la relación con el interiorismo, el entorno, el chef y lo funcional. La identidad de un restaurante tiene muchas aplicaciones, muy visibles todas, desde el rótulo hasta las cartas (comida, vinos, bebidas, postres), pasando por tarjetas, manteles, website… y muchas veces el tipo de menú o el interiorismo pueden definir la identidad.

Para ser mas claro, lo ejemplificaré con algunas identidades de restaurantes que
he diseñado.
Tuve la suerte de trabajar durante más de diez años con el Grupo Tragaluz. En la primera reunión, sus CEO, Rosa Esteva y Tomás Tarruella, me dejaron claro que el Grupo no era una cadena, que cada restaurante era particular, con cocinas diferentes, situados en enclaves especiales y con un interiorismo único cada uno de ellos. Y que cada uno debía tener una identidad distinta. Como desafío me propuse hacerlos diferentes, sí, pero que todos tuvieran algo en común. Que no se vieran como cadena, pero que se percibieran como unitarios… en la diferencia.

MORDISCO

Al comenzar a trabajar la identidad del Mordisco, la interiorista me dijo que quería un rótulo “calado” en madera y que debía irradiar luz. Para eso, la mejor opción era utilizar una tipografía ‘stencil‘ (de trepa). Al ir definiendo la tipografía vimos que podíamos morderla (de Mordisco). Esto es, quitarle trozos a determinadas letras. A partir de aquí diseñamos un alfabeto donde pueden faltar trozos de letras, y eso es la base de la identidad.

Una vez definida, Sandra me propone traer el jardín que hay dentro del restaurante (y que le da carácter) a la fachada. De ahí surge la fachada tipográfica, con proverbios y citas sobre comida y bebida, que sugiere el jardín. Y eso dio lugar a definir el verde como color corporativo, cerrando así la identidad gráfica.

CUINES SANTA CATERINA

Este restaurante tiene diferentes cocinas: mediterránea, oriental, italiana, etc. Todas en un mismo local. Y en su origen estaba planteado como barras superpuestas donde servían las diferentes comidas. La solución fue superponer el nombre con las diferentes cocinas y con los diferentes datos. De ahí surgió un sistema basado en superposiciones, que es la base de su identidad.


EL JAPONÉS

El Japonés es un restaurante de cocina oriental. Lo que de entrada descarto son las soluciones obvias: no usar caracteres orientales. Eso lo hacen la mayoría de restaurantes chinos y japoneses. Buscando elementos de cultura oriental, cayó en mis manos el ‘I Ching‘. Y con él, los trigramas. Al tener E L J A P O N É S nueve letras, creé un trigrama con tres letras por línea: ELJ – APO – NÉS.

BAR LOBO

El Bar Lobo está situado al costado de La Rambla. La intención de Grupo Tragaluz era que la identidad tuviera alguna relación con el barrio. Estudiándolo, vi que el Teatro Liceo quedaba a 200 metros. Y yo tenía una colección de letras de madera que había comprado a la imprenta que hacía los carteles del Liceo hasta ese momento, y que cerraba porque la digitalización la había desfasado. Y qué mejor relación con el barrio que utilizar en la identidad del Bar Lobo las letras que se habían usado en los carteles del Liceo.

Estos son ejemplos de diferentes procesos creativos que he usado para diseñar identidades de restaurantes, donde creo que lo que tienen en común es un ‘concepto’ (diferente en cada caso), el uso de la tipografía como elemento gráfico y que sólo sirven para lo que han sido diseñados (‘ad hoc’). Y eso le dio unidad al Grupo Tragaluz.

En estos años he diseñado cerca de 20 restaurantes, todos diferentes y con diferentes procesos. Creo que con la nueva situación tardaremos mucho en hacer lo mismo…


Seguir leyendo:

Deja un comentario

Cancelar la respuesta