Para nadie es un secreto la riqueza cultural de Flandes. Es posible que ya hayas descubierto destinos como como Brujas, Gante, Amberes, Malinas, Lovaina o Bruselas, que hacen de Bélgica uno de los destinos más hermosos de Europa. Y aunque es posible que ya hayas probado parte de su gastronomía, seguro que aún te queda por descubrir estas albóndigas.

Tenemos claro el potencial de belga en naturaleza, arquitectura y cultura, pero, ¿cómo de interesante es a nivel gastronómico? La cocina flamenca es profusa, rica, hedonista, capaz de hacer disfrutar a los paladares más variopintos. Flandes es una región se come bien en cualquier mesa, ya sea en un café o taberna como en los múltiples restaurantes de alta gastronomía. Los grandes chef y productores son los encargados demostrar al mundo que la cocina de Flandes va mucho más allá de los gofres, las croquetas de camarones o los mejillones. Sin olvidarnos de la cerveza, faltaría más.

El arte de reinventar las albóndigas 

Las albóndigas, motivo de orgullo nacional, han logrado causar un auténtico furor en las redes sociales. Turismo de Bélgica: Flandes y Bruselas, ha organizado un encuentro online a través de su cuenta de Instagram con el chef belga Wim Ballieu.

Wim Ballieu es el auténtico maestro de las albóndigas de Balls & Glory, donde deja volar su imaginación creando diferentes versiones de estas bolitas de carne elaboradas siempre con ingredientes slow food.

A través de su cuenta de Instagram (@turismodeflandesybruselas), la institución emitió un directo con el conocido chef patrio que se puede ver en su IGTV. Además de la retransmisión, el encuentro se completó con una entrevista en directo con el cocinero, para que pudiese solventar las dudas de los cocinillas asistentes.

Ballieu resolvió dudas como las diferencias entre la receta española y belga, con qué cerveza maridarlas, o cuál es el tamaño ideal de una albóndiga.

Las auténticas albóndigas con stoemp de mostaza y endivia del chef Wim Ballieu

Lo primero, como en toda receta, es hacernos con los ingredientes. En este caso, el chef belga ha medido las cantidades para un total de 25 albóndigas.

Para el stoemp necesitaríamos: 1 kilo de patatas (bintjes belgas), 3 tronquitos de endivia, mantequilla, sal, pimienta, y 20 gramos de mostaza en grano.

Las albóndigas: 3,75 kg de mezcla de carne de cerdo picada y 200 gramos de pan rallado.

Ingredientes para la salsa: 4 cebollas, 4 cucharadas de vinagre, 2 botellas de cerveza trapense y 3 cucharadas de azúcar moreno. Además de tomillo y 2 clavos, 8 bayas de enebro, 1 ramita de mejorana, 8 dl de caldo de carne, 5 cucharadas de sirope de pera y manzana, y sal y pimienta.

Para el relleno: 75 gramos de mantequilla, 100 gramos de harina, 500 ml de leche, sal y pimienta. Además de 200 gramos de queso de abadía belga, 2 hojas de gelatina, 1 yema de huevo, 30 gramos de nata y aceite.

Las manos a la masa

Una vez hayamos conseguido reunir todos los ingredientes necesarios para elaborar esta deliciosa receta, es hora de remangarse ponerse y en marcha.

Lo primero es preparar el stoemp. Para ello basta con estos dos sencillos pasos:

  1. Pelar y cortar las patatas. Hervir en agua salada hasta que estén tiernas. Escurrir y triturar con un machacador. Salpimentar y añadir un trozo de mantequilla. Remover y reservar.
  2. Cortar la endivia. Freírla en una sartén con mantequilla. Añadir al puré preparado junto con la mostaza y remover.

Una vez tengamos el stoemp listo, pasamos a la preparación de las albóndigas:

  1. Mezclar los ingredientes de las albóndigas y dividir en 25 partes formando bolas. Rebozarlas en pan rallado y freírlas en mantequilla en la sartén. Reservar en una bandeja de horno forrada con papel de horno. Precalentar el horno a 170 °C.
  2. Poner la cebolla en la sartén con un trozo de mantequilla. Saltear brevemente y verter el vinagre. Añadir la cerveza trapense, el azúcar, el tomillo, el clavo, las bayas de enebro, la mejorana y el caldo. Cocinar a fuego lento durante unos 20 minutos.
  3. Terminar la salsa con una cucharada de sirope y llevarla suavemente a ebullición. Salpimentar y reservar caliente.
  4. Hornear las albóndigas 20 min.
  5. Servir las albóndigas recubiertas de salsa junto con una ración de stoemp de acompañamiento.

Y si te sientes inspirado y capaz de ir paso más allá, puedes probar a rellenar tus albóndigas con una base de salsa bechamel espesa:

  1. Haz un roux derritiendo la mantequilla en una olla a fuego lento y remueve bien la harina. Cuando la mezcla empiece a oler a galletas, añade la leche poco a poco y sigue batiendo bien la salsa. Sazona con sal y pimienta.
  2. Añade el queso rallado a la bechamel para que la salsa quede bien ligada. Si quieres hacerlo más fácil, puedes terminar la salsa con gelatina (aunque puedes saltarte este paso).
  3. Finalmente, agrega la yema de huevo mezclada con la nata.
  4. Pinta una fuente de horno con aceite de oliva, vierte el relleno y deja enfriar en la nevera.
  5. Luego divide el relleno en porciones de unos 40 g y congélalas.
  6. Pon una bola de relleno congelada en cada albóndiga. Mientras la bola se está cocinando en el horno, el relleno se vuelve agradable y líquido de nuevo.

No tenemos ninguna duda de que, con la indicaciones del chef Wim Ballieu y Turismo de Bélgica: Flandes y Bruselas, te has convertido en un auténtico maestro de estas deliciosas bolas de carne. Así que ahora… ¡a disfrutarlas! Y si estas deliciosas albóndigas te han sabido a poco, puedes seguir descubriendo otros detalles culinarios, más recetas, chefs y curiosidades de productos típicos de la región en flandes.net

Deja un comentario

Cancelar la respuesta