¿Habéis escuchado alguna vez la expresión «yo de lo del grillo, poquillo»? Hay a quiénes no les van mucho las ensaladas, pero es porque no han descubierto todas las posibilidades que hay para preparar este magnífico plato. Hay otros a los que les encantan, pero se aburren de hacerla siempre con los mismos ingredientes.

Es el momento de innovar, de aprender nuevas formas y además muy sencillas. Es hora de conseguir que este plato sea, además de sano, divertido. ¡Toma nota!

Ensalada de burratina y pamplinas

Pamplinas, boruja, marusa, coruja, regajo… a pesar de recibir múltiples nombres, lo importante de esta planta es su sabor. Porque cuando la pruebas intuyes el arroyo en el que se ha cogido, la humedad y la tierra en la que ha crecido, y eso es lo que la hace tan especial.

En el restaurante La Vaca y la Huerta (calle Recoletos 13) la combinan con burratina, tomate seco y aceite de trufa. Sencillamente espectacular.

Es cierto que las pamplinas no se consiguen en cualquier frutería o verdulería. Hay tanto cultivadas como salvajes, pero en ambos casos no existen en demasiada cantidad, así que te recomiendo que las encargues en tu tienda habitual.

Escarola con carne de membrillo

Para los que les guste los toques dulzones, os proponemos este manjar. Mezcla escarola con piñones y ajonjolí refritos y la carne de membrillo a cuadraditos. Remueve muy bien y añade aceite de oliva virgen extra y vinagre de Módena. No hay nada más sencillo.

La clave está en la combinación de sabores entre el tostado de los piñones y el ajonjolí (¡que no se te quemen!) y el dulce del membrillo. Una auténtica delicia.

Ensalada de judías blancas con salsa de miel y mostaza

Una ensalada fresquita y original de judías blancas de bote. Mézclalas con tomate, pepino, pimientos verdes y rojos cortados a cuadraditos. La vinagreta es la clave: un vaso de vinagre, dos de aceite, ajo picado, orégano, pimienta negra, una cucharadita de mostaza y otra de miel. Remueve bien, no te olvides de ningún condimento, ¡cada detalle es esencial!

Ensalada de col lombarda

Desde Alemania nos viene esta original manera de comer una planta que no solemos consumir demasiado en crudo: la col lombarda. La rallamos y la amasamos con las manos para sacarle el jugo y darle un poco de maleabilidad. La mezclamos con la zanahoria y la cebolla también ralladas (cuidado con no excederse en la cantidad de esta última). Luego le añadimos vinagre, aceite, un poco de sal, pimienta negra y azúcar al gusto. Hay quien no le echa este último ingrediente, pero en Alemania es típico.

Ensalada de brócoli y aguacate

Cuece el brócoli 5 minutos y pásalos por agua fría después. Saltea unas nueces sin aceite. Corta a cuadraditos el aguacate y riégalos con unas gotas de zumo de limón. Junta todos los ingredientes y ponte con la vinagreta que es lo más interesante de esta ensalada: mezcla aceite de oliva virgen, una cucharada de zumo de limón y otra de mostaza. Ponle una pizca de sal y otra de pimienta negra y échasela a los ingredientes.

Te sorprenderá la combinación del crujiente del brócoli, la textura del aguacate y el toque cítrico del limón. Las nueces tostadas la hacen todavía más especial!

Ensalada con vinagreta de mermelada y paté de olivas negras

En este caso, empieza con la vinagreta: aceite de oliva virgen extra, vinagre de Módena, sal, mermelada de fresa o tomate, paté de olivas negras, un poco de pimienta y queso Grana Padano rallado. Mezcla hasta que emulsione bien.

Combina muy bien con la Hoja de Roble, el Lollo Rosso y los Canónigos. Se le puede añadir tomates cherry y calabacín cortado a láminas. No recomiendo que se le añadan muchos más ingredientes, porque la salsa ya es suficientemente contundente.

Ensalada de jamón de pato y frutas

En esta ocasión utiliza las hojas de lechuga que más te gusten. Aquí lo importante es la calidad del jamón de pato y la fruta que le eches. Te proponemos naranja (debes pelar muy bien los gajos, retirando la piel incluida), mango, granada,… Añade nueces, aceite de oliva virgen extra, vinagre y un poquito de sal. La combinación del jamón de pato y la fruta es sorprendente.

Ensalada con salsa de menta

Esta ensalada no lleva ninguna hoja de lechuga, pero sí unos ingredientes muy interesantes, así que apunta! Corta manzana Fuji, pechuga de pollo pasado por la sartén, apio y tacos de jamón de york. Luego compra una salsa de menta (que encontrarás en cualquier tienda que tenga productos gourmet) y mézclala con mayonesa al gusto. Cuando añadas la salsa a los ingredientes échale unas hojas de menta picadas por encima. Atrévete, seguro que te gusta!