¿Te acuerdas de ese asombroso momento en el cole en el que aprendiste que aproximadamente el 60% del cuerpo humano está formado por agua? Asegúrate de nunca olvidar ese dato.

En los últimos años hemos oído que es recomendable beber al menos 8 vasos de agua al día. También hemos oído que esta afirmación no tiene realmente ningún fundamento científico. Sin embargo, hay muchas razones por las que deberías mantenerte correctamente hidratado.

Ayuda a mantener el balance de líquidos: durante el día utilizamos agua para muchas cosas: digestión, secreción de saliva, transporte de nutrientes, etc. El agua que se usa debe ser repuesta para el correcto funcionamiento de los órganos del cuerpo. Una vez tienes sed significa que ya estás deshidratado.

Control de calorías: no hay ningún ingrediente súper secreto en el agua que te hará perder peso, pero beber agua te ayudará a evitar bebidas calóricas y sentirte más lleno reduciendo la sensación de hambre.

Energía para tus músculos: cuando las células de tus músculos no tienen suficiente agua, su rendimiento se rebaja considerablemente haciendo que se cansen más rápidamente. Prueba a beber agua antes, durante y después de hacer ejercicio.

Piel con mejor apariencia: estar correctamente hidratado reducirá la aparición de espinillas y eliminará las toxinas de la piel. Para una piel suave, brillante y lisa bebe mucho agua.

Mejora la productividad y evita la fatiga: el agua nos ayuda a mantenernos alerta y evitar el cansancio, un síntoma muy común de la deshidratación.

Digestión y función renal: el agua ayudará al tracto digestivo evitando el estreñimiento y es también indispensable para los riñones en su tarea de eliminación de toxinas.

Ayuda con la resaca: todos sabemos lo que es ese dolor punzante en la cabeza después de una noche larga. La consumición excesiva de alcohol te deshidratará así que unos cuantos vasos de agua te ayudarán.

Combatir catarros: beber agua ayuda con la congestión y la deshidratación típicas de un catarro, aunque no es el único ni más efectivo método para recuperarte.

Hay, por supuesto, muchas más razones, pero también hay una advertencia: consumir demasiado agua al día también puede ser malo. No tomes más de 3 o 3,5 litros al día. Se recomienda que bebas suficiente agua para producir una orina incolora y para ello tendrás que llevar siempre contigo tu botella de agua.