En la carnicería Aufschnitt de Berlín nada es lo que parece. Puede que tus sentidos te engañen al ver esa ristra de salchichas expuesta en el mostrador, el jamón que cuelga de la pared o el embutido laminado del escaparate. Puedes ver, también tocar, menos comer.

¿Tiene mucha lógica que una vegetariana y defensora de los animales se dedique a vender embutido? Sí, si diriges una carnicería textil, donde en vez de exponer comida haces lo propio con láminas textiles con forma de embutido.

Esto es lo que ha hecho Sylvia Wald, una vegetariana, amante de la moda que, a través de esta peculiar colección, recrea los productos típicos de una charcutería con láminas textiles que engañarán a tus cinco sentidos sin casi darte cuenta.

Aquí un ejemplo de su trabajo expuesto en su carnicería Aufschnitt.

Una carnicería textil berlinesa que juega con los cinco sentido

La paletilla de jamón no es jamón, pero si te vas a vivir a Berlín siempre tendrás un recuerdo de tu país mientras adorna el sofá de tu nueva cosa.

Una carnicería textil berlinesa que juega con los cinco sentido

No pruebes a dar un bocado a esta longaniza, no tiene el sabor al que estás acostumbrado.

Una carnicería textil berlinesa que juega con los cinco sentido

Tampoco te hagas un plato de estas salchichas, mejor úsalas de llavero.

Una carnicería textil berlinesa que juega con los cinco sentido

Puede que tengas hambre y este embutido te resulte apetecible pero no te va a gustar. Mejor verlo que probarlo.

Una carnicería textil berlinesa que juega con los cinco sentido

Si vas a hacer chorizos a la brasa mejor vete a una charcutería normal, estos te van a quedar sosos e insípidos.

Una carnicería textil berlinesa que juega con los cinco sentido

Con esta amplia selección tienes material para engañar a tus sentidos.