¿Yuca con mojo o sándwich cubano decente en Miami? Si hay algo que los disidentes no perdonan es la gastronomía. Aquí́, cinco lugares para comer cubano en Miami.

Versailles Restaurant

Cuatro décadas hacen de este restaurante de la little havana el epicentro del cubano residente en Florida. Con ‘ventanita de café́’ incluida y precios por debajo de los diez dólares, es un lugar de reunión en el que se habla desde política hasta de salsa. Te puedes encontrar con el político de turno haciendo campaña con total naturalidad.

Larios on the Beach

Apunta más a la elite cubana, no solo por sus impecables credenciales (fue fundado en 1992 por Gloria y Emilio Estefan), sino porque su menú́ “de la abuelita con toques sorprendentes” ha convencido a todos los expatriados. Uno de esos lugares en los que ver y dejarse ver. Con vistas a Miami beach y mucho evento privado.

La Carreta

Con nueve locales en toda ‘la Florida’, en Miami hay uno en cada barrio. El primero y más emblemático es el que fue inaugurado en 1976 en la calle 8. En modelo franquicia y regentado por un grupo de familias cubanas, ofrece un menú́ típico de cuba. Los batidos de trigo merecen mención especial y su carácter cultural combina a la perfección con un café́ de la isla.

Islas Canarias

Las recetas de la familia de Raúl y Amelia García son sencillas pero genuinas; las proporciones, generosas (por no decir ostentosas); y la clientela, 100% cubana. Cuando abrieron, en 1977, los clientes eran recientes disidentes vestidos de largo. hoy, los hijos de estos clientes llenan uno de los restaurantes cubanos más míticos de Miami.

El Rey de las Fritas

No te importa la presentación (ni las calorías). tienes prisa. quieres calidad. Estos especialistas en frita cubana (hamburguesa sazonada con patatas, cebolla y salsa de tomate) hacen muy felices a todos los que se acercan a este ‘diner’ americano a por su delicioso mollete. Pequeño, muy cubano y con tremendos postres.