Hay quien fantasea con casarse en la playa, en un castillo, en Las Vegas… ¿y en un Aldi? Sí, has leído bien. Michael Hurd y Jessica Bojanowski celebraron su boda el 9 de noviembre en un supermercado de la cadena en Batavia, Illinois. Y lo más curioso es que esta pareja de Michigan se dio el “sí, quiero” después de que su historia de amor fuera elegida como ganadora en el concurso Happily Ever Aldi, en el que participaron cientos de parejas.

Aldi les eligió por ser los mejores representantes de lo que ellos denominan #AldiLove, y después de escuchar sus entusiastas declaraciones, hemos entendido perfectamente su victoria: “Casarse en Aldi es un sueño hecho realidad, ¡es uno de nuestros lugares favoritos! Siempre ha sido una parte clave de nuestra relación. Nuestros horarios de trabajo son opuestos, así que los fines de semana son el único momento en el que realmente disfrutamos juntos. Apreciamos mucho nuestras citas de compras en Aldi los domingos por la mañana y es algo que esperamos hacer todas las semanas”.

Así es una boda en Aldi

El pasillo por el que caminó Jessica hacia un improvisado y florido altar fue la sección de frutas y hortalizas, donde ofició la ceremonia un empleado de Aldi. Tras los votos, el cóctel se celebró en la sección de vinos y cervezas, e incluyó hamburguesas de pollo, camarones gigantes con coco y una tabla de quesos y embutidos. La fiesta culminó con una original tarta de tres pisos de zanahoria con los colores del supermercado y un carrito de la compra en lo alto.

Aldi se ocupó de todos los gastos, incluyendo los regalos para los invitados, y otro muy especial para los recién casados: comida para un año y algunos artículos imprescindibles, entre ellos pequeños electrodomésticos, ropa de cama, toallas y otros productos para el hogar. Con los precios por las nubes, hay quien comenta que no es una idea tan disparatada y lo ve incluso divertido: ¿tú lo harías?

Deja un comentario

Cancelar la respuesta