Saboreando Copenhague, la capital danesa

Copenhague es la capital del país más pequeño de los países nórdicos, Dinamarca. Declarado como el país más feliz del mundo en el año 2016, define el secreto de su felicidad con el término ‘hygge’. Esta filosofía de vida podría traducirse como ‘lo bueno para el alma’, y se trata de una particular forma de entender y disfrutar la vida, basada en planes sencillos, cómodos y relajados, ya sea solo o en compañía.

Dinamarca es conocido por ser un país bastante caro para los turistas, y esto se refleja, también, a la hora de comer. Aun así, Copenhague ha conseguido convertirse en un referente gastronómico en los últimos años. Parte de culpa la tiene el restaurante Noma, elegido durante varios años ‘el mejor restaurante del mundo’ por la guía Michelín. Aunque este lujoso restaurante cerró sus puertas el pasado año, acaba de inaugurarse el Noma 2.0, una versión renovada del restaurante en un espacio más amplio y alejado del centro de la capital.

La gastronomía danesa se basa, principalmente, en cocina casera y (bastante) contundente. Por su localización, el pescado y el marisco son los platos estrella de su alimentación, además de las verduras y el pan. Si quieres conocer algunos de los platos más típicos de la capital danesa, sigue leyendo.

Smørrebrød.

Es el plato típico danés por excelencia. Muy tradicional y, a la vez, muy sencillo de elaborar. Consiste en una rebanada de pan de centeno untada con mantequilla, sobre la que se colocan diferentes ingredientes fríos como salmón, huevos, carne o patatas, y se termina añadiendo alguna salsa por encima.

Este plato lo puedes encontrar en todas partes, ya sea en un puesto de comida callejero o en un restaurante de lujo, y en todas sus versiones.

Uno de los mejores locales de la capital danesa para degustar este tradicional plato es el Slotskælderen hos Gitte Kik (imposible de pronunciar), que lleva más de dos siglos preparándolo.

Saboreando Copenhague, la capital danesa

Pan de centeno.

La cultura del pan está muy arraigada en la capital danesa. Hay multitud de variedad de panes deliciosos pero, sin duda, el más común es el Rugbrød (pan de centeno). Para los daneses, el pan es un alimento imprescindible en su día a día.

Existen otras variedades como el Knækbrød, que es un pan que contiene semillas, o los Rundstykker, unos panecillos elaborados con distintos tipos de trigos y semillas.

Saboreando Copenhague, la capital danesa

Gravad laks.

Por su situación geográfica, en la gastronomía danesa destacan los platos elaborados con pescado, ya sea crudo, ahumado, asado o hervido.

El Gravad laks es un popular plato cuyo ingrediente estrella es el salmón rosado. Se trata de salmón curado en salazón y marinado con eneldo. Para preparar el pescado se necesitan aproximadamente 5 días y, normalmente, se sirve con salsa de mostaza.

Saboreando Copenhague, la capital danesa

La repostería danesa.

Aunque (en su mayoría) la comida danesa es exquisita, no podemos no nombrar sus deliciosos postres, que van desde tartas de fruta a las tradicionales galletas de mantequilla.

El postre más popular es el wienerbrød (bollo de hojaldre). Está elaborado con harina, leche, huevos, levaduras y (mucha) mantequilla. Se suele consumir recubierto de chocolate o azúcar, y acompañado por un buen (y caliente) café.

Saboreando Copenhague, la capital danesa

Cerveza.

Aunque existe una amplia tradición en la producción de cervezas en Dinamarca, las dos marcas más populares son Carlsberg y Tuborg. Ambas cervezas son originarias del país danés y cuentan con un gran reconocimiento internacional.

La cerveza Carlsberg es tan apreciada en el país que cuenta con un museo propio establecido en la capital. Si tienes la oportunidad de visitarlo, no la dejes pasar.

[td_smart_list_end]