Rompemos el mito de que el pan engorda y lo hacemos con una receta sana, muy sana, divertida y en la que nada es lo que parece. ¿Tienes seis minutos libres por ahí? Átate el delantal, que tienes un pan que hacer.

Si alguna vez has hecho pan te habrás dado cuenta de que para que la masa madre se asiente bien, tenemos que dejar, como mínimo, cuatro horas. Sin embargo, hemos experimentado un truco con resultados altamente gratificantes para el paladar, el estómago y la salud.

Sólo necesitamos cuatro ingredientes y tres de ellos son insignificantes, así que casi podemos afirmar que sólo con uno de ellos podemos hacer pan. Una receta rápida, sencilla y con la que te vas a divertir mucho.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de semilla de lino dorado.
  • 1 huevo.
  • Una pizca de sal.
  • 2 cucharadas de agua.

Preparación:

Coge esa batidora o molinillo que tengas cerca y empieza moliendo las semillas de lino dorado. Cuando las tengas preparadas, pásalas a un recipiente, añadiendo a estas semillas el huevo, la pizca de sal y las dos cucharadas de agua.

Cuando lo tengas bien mezclado, como una pasta, pásalo al molde que quieras que adopte tu pan (uno rectangular pequeño estaría bien) y mételo al microondas cuatro minutos.

Cuando lo saques y esperes un par de minutos a que se ponga a temperatura ambiente, retíralo del molde y ábrelo por la mitad.

Ya tienes unas ricas y sanas (el lino es un buen diurético, acelerador del metabolismo y laxante) rebanada de pan, aunque no hayamos empleado harina, en forma de sándwich para que lo rellenes o untes con lo que más te apetezca.