Veganos que nunca compartirán cama con alguien que coma carne.

Más o menos es la idea: no dormir en la misma cama con alguien que consuma carne, sin otro motivo que el entendimiento que los vegasexuales tienen con respecto a estas personas, y es que consideran que el cuerpo de los carnívoros está compuesto de animales muertos y no quieren, de alguna manera, contaminarse.

Así que, visto de esta manera, el veganismo, un estilo de vida más que una dieta de alimentación, complica mucho las relaciones sexuales, a no ser que estas personas den con otras que compartan sus misma pensamientos, hábitos y filosofía vegana.

Por muy descabellado que nos parezca esta idea no lo es en absoluto. No al menos en Nueva Zelanda donde este pensamiento está bastante asentado y un estudio realizado por la Universidad de Canterbury asegura que el veganismo y la vegasexualidad es más común de lo que popularmente se conoce.

Estas personas tienen miedo de contaminarse con materia animal al dormir en la misma cama de un carnívoro, al igual que mantener relaciones sexuales, porque terminarán impregnándose de las partículas animales que los consumidores de carne llevan consigo.