¿Salvar vidas y reducir las emisiones de gas pasa por ser vegano? Parece ser que sí.

La Universidad de Oxford ha hablado más alto y claro que nunca: practicar el veganismo, no comer ni carnes ni lácteos, podría salvar hasta ocho millones de vidas antes del año 2050 y reducir considerablemente las emisiones de gas.

Para lo algunos supone un comportamiento extremista en la alimentación, para otros sólo es la mejor forma de alimentarse y respetar el entorno animal. Y ahora, también una manera de poder salvar vidas. El equipo de investigación de esta prestigiosa universidad ha asegurado que recortar o eliminar el consumo de carne podría llevar al ahorro de más de un billón y medio de dólares en daños causados al medio ambiente. Además de salvar la vida de más de ocho millones de personas, de aquí al año 2050. ¿Un beneficio más? Los gases responsables del efecto invernadero se reducirían en dos tercios y las emisiones relativas a la comida lo harían en un 70%.