Nos encanta llenar nuestra cocina de cacharritos que nos hagan la vida más fácil y ya de paso que nos alegren la vista. Y estamos convencidos de que tan importante es el interior como la presentación. Por ello creemos que el packaging es un auténtico arte y algunas marcas lo saben y lo potencian.

Que sí, que la hamburguesa de abajo va a saber igual si viene envuelta en papel de plata, pero es ver esa caja y ya nos hemos enamorado de ella antes de hincarle el diente. Poner gatitos a moverse girando un tetrabrik o «pelar» una botella de leche de plátano… Cuando el contenido ya es inmejorable, ¿se te ocurre una manera mejor de hacerlo irresistible?

Hemos hecho una selección de algunos de los packagings más divertidos que nos hemos encontrado por ahí, y tenemos que confesar que… ¡lo molan todo!

Packagings que nos comemos con los ojos

Pan y circo… y carne de ternera de primera calidad. Así al menos nos imaginamos nosotros la Krusty Burger, la preferida por los entrañables habitantes de Springfield. Por desgracia se trata de un ‘concept’ realizado por el ilustrador Badabadumb para la agencia española Norte Branding. Pero eso no quita para que nos haga salivar como el mismísimo Homer Simpson.

Packagings que nos comemos con los ojos

La marca rusa Milgrad se ha propuesto que sus envases no pasen desapercibidos en los supermercados con su original ‘rebranding’ protagonizado por un gato que recorre las cuatro caras de los tetrabriks, que forman distintas figuras según estén colocados. Genial.

Packagings que nos comemos con los ojos

Desde una pequeña e histórica tienda en la parte vieja de San Sebastián, las patatas fritas en aceite de oliva Sarriegui han convertido ‘el sabor de siempre’ en un producto gourmet y también en todo un icono donostiarra a la altura, cómo no, de su equipo de fútbol.

Packagings que nos comemos con los ojos

Esta herramienta multiusos de la firma Wild And Wolf hará las delicias de los cocinillas amantes de la vida al aire libre: incluye sacacorchos, rallador de quesos, pelador, cuchillos, tenedor, cuchara, trituradora de ajo y abrelatas. Pequeño, ligero y tropical, ¿para qué más?

Packagings que nos comemos con los ojos

Emular la sensación que experimentamos al pelar un plátano es la sencilla idea que quiere transmitir el diseñador coreano Dongwook Yoon con este envase de leche de plátano. El objetivo: resaltar que el contenido de este producto es 100% natural.

Deja un comentario