Adler Webb tiene tres años y es el barista más joven del mundo.

Es lo que tiene ser niño, que la curiosidad va intrínseca en el ADN y la pregunta preferida de un parvulito siempre es “¿por qué?”. Y, a veces, mejor que responder es permitir que descubra la respuesta por él mismo, como ha hecho Adler, el niño que sentía curiosidad por la profesión de sus padres: preparar cafés.

Andrew y Jenn Webb regentan Bindle Coffee en Fort Collins, CO, y tienen un niño que disfruta viendo el trabajo diario de sus progenitores, que no es otro que preparar cafés, así que, ¿por qué no se le va a conceder el único deseo que este jovencito ha pedido cuando sus padres están en horario laboral? Es así como Adler empezó a ser todo un barista profesional con tan sólo tres años de edad.

Si un niño quiere aprender, que aprenda. Es el mensaje que podemos desprender del entusiasmo que este pequeño muestra cada vez que se ve rodeado de cafés, vasos y cubiertos.

Hasta existe un vídeo publicado en la cuenta de Facebook de UniLand donde podemos ver a Adler preparando con maestría un cappuccino junto a su padre.