Trece programas y una pandemia mundial de por medio. Esta noche MasterChef 8 llega a su fin con un programa lleno de sorpresas, emociones y muchos nervios. El talent culinario ya cuenta con su primer duelista, la joven madrileña Ana. Pero todavía quedan dos plazas libres para el gran duelo final por las que Iván, Andy, Alberto y Luna deberán luchar.

Los concursantes de MasterChef 8 se jugarán un puesto directo a la final en el primer reto de la noche. Deberán cocinar un plato al ritmo de Martín Berasategui, el chef español con doce estrellas Michelin.

Pepe Rodríguez invitará a los concursantes a su restaurante El Bohío en el segundo reto de la noche. Servirán un menú de seis platos a los duelistas que compitieron en las siete ediciones de MasterChef Junior. Gazpacho de aceitunas, gamba roja, albóndigas de gamba o ciervo asado serán algunas de las elaboraciones que los aspirantes deberán reproducir a la perfección si quieren conseguir la chaquetilla y pasar al duelo final

Por primera vez en la historia del programa esta final se decidirá entre tres cuchillos. Los aspirantes deberán demostrar su evolución en un menú compuesto de un entrante, un plato principal y un postre. El jurado contará con la ayuda del chef Joan Roca, tres estrellas Michelin, para nombrar al ganador de MasterChef 8, el cual conseguirá la publicación de su propio libro de recetas, cien mil euros en metálico, un trofeo y un Máster en Cocina concedido por el Basque Culinary Center.

 

Nuestro diagnóstico

Al margen de lo que cocinen los concursantes, esta edición de MasterChef 8 ha dado mucho de qué hablar. Hemos podido ver rivalidad, mucha competencia, momentos muy emocionantes y hasta un lío amoroso. Este es nuestro diagnóstico de los cinco aspirantes según su paso por el programa.

Ana

A FAVOR
La joven empresaria madrileña de 24 años tiene un futuro prometedor. La semana pasada se ganó la plaza a la final y todo apunta a que podría ser una de las posibles ganadoras del concurso. Aunque mantiene una estrecha relación con Luna, no se deja llevar por su entusiasta locura y siempre consigue estar concentrada ante el cocinado. Su serenidad y su sonrisa son dos buenos avales.

EN CONTRA
La poca confianza en sí misma que a veces desvela y el caos que le ha acompañado durante algunas pruebas del programa, puede pasarle factura en este último cocinado. Su poca falta de liderazgo y aparente debilidad puede transformarse en su propia pesadilla y acabar siendo una más del corral.

 

Andy

A FAVOR
Si hay un concursante que no ha pasado inadvertido en esta octava edición, ese es Andy. El joven abogado tenía claro su objetivo desde que entró al concurso, y ese era ganarlo sin tener que hacer amigos necesariamente. Con las ideas claras, firme determinación y una notable evolución, el pollito de la edición podría volar en esta gran final.

EN CONTRA
La audiencia no siempre ha estado a favor de Andy, y es que sus comportamientos durante el programa han sido muy polémicos en redes sociales. Además su afán por conseguir el plato perfecto en ocasiones se ha visto nublada por su notable su presuntuosidad.

Iván

A FAVOR
El gallego ha regalado a los espectadores algunos de los mejores momentos del programa gracias a su relación de amor-odio con su compañero de cocinas, Andy. La rivalidad entre los dos concursantes se ha visto reflejada en los cocinados, donde Iván ha dado lo mejor de sí para derrotar a Andy y demostrar que es el mejor de su edición. Además es un líder nato.

EN CONTRA
Su carácter no ha sido siempre plato de buen gusto para los jueces del programa. Iván se convirtió en el ‘contestón’ de esta edición, posicionándose a su contra en una línea de riesgo. El rey del mar podría dispersarse en esta última entrega por su afán de demostrar a la audiencia que es mejor que Andy.

Luna

A FAVOR
La alegría de la huerta. La concursante canaria se ha convertido en el personaje más alocado de esta edición. Ha defendido durante todo el programa su cocina healthy y nutritiva, mostrando a los chefs su buen dominio por las especies.

EN CONTRA
Pero fuera de su zona de confort, Luna ha sido de las pocas concursantes que no ha sabido adaptarse a nuevos retos. Su gran falta de concentración podría perjudicar a la concursante en la primera prueba de esta noche. Aunque si algo se llevará del concurso es a su nuevo compañero sentimental, Alberto.

Alberto


A FAVOR
La constancia del joven catalán ha permitido que esta noche se encuentre entre los posibles ganadores de esta octava edición. Su perseverancia y seriedad han sido sus mejores armas para demostrar a los jueces su pasión por la cocina y evidenciar que su amor por Luna no interfiere en su profesionalidad.

EN CONTRA
Aunque hemos podido comprobar la evolución de Alberto durante todo el recorrido del programa, es verdad que al concursante le traicionan mucho los nervios durante el cocinado. Su empeño por sacar un plato perfecto y impresionar a los jueces no siempre termina con un buen resultado.

¡Hagan sus apuestas!

Más sobre MasterChef: 

Deja un comentario