Cristeta Comerford. Foto: Getty Images

Paradójicamente aunque a lo lago de la historia la cocina siempre ha sido concebida como una cosa de mujeres, la realidad es que prácticamente solo lo ha sido en el ámbito doméstico y familiar. A la alta gastronomía, esa que reúne estrellas Michelin, soles de la Guía Repsol y la que todo el mundo reconoce y aplaude, las mujeres han llegado tarde y con poco reconocimiento, como en todos los ámbitos de la sociedad. Pero lo importante es que lo han hecho.

Grandes mujeres han dedicado su esfuerzo y su trabajo, convirtiendo su pasión en su modo de vida para demostrar que la alta gastronomía no es solo cosa de hombres.

En el Día Internacional de la Mujer, recordamos a cinco mujeres de diferentes épocas y diferentes países, que han sido pioneras en la gastronomía, aportando su granito de arena en en una gran montaña que es el camino por la igualdad.

Eugénie Brazier

Eugénie Brazier vivió la gastronomía en la Francia de los año 30’s del siglo anterior. Amante de la cocina convirtió su pasión en su forma de vida y así consiguió alcanzar su sueño y con ella todas las mujeres: fue la primera mujer que consiguió atesorar tres estrellas Michelin con su restaurante La Mère Brazier, que se convirtió en punto de encuentro de la socialité francesa de la época. Eugénie Brazier demostró al mundo que las mujeres en la alta gastronomía, al igual que en el resto de ámbitos, habían comenzado a llegar para quedarse.

Cristeta Comerford

¿Se puede comenzar lavando platos y terminar creando los menús para el presidente de los Estados Unidos? Por su puesto que sí. Cristeta Comerford ha pasado a la historia como la primera mujer que ha ocupado el puesto de chef ejecutiva de la Casa Blanca. En 2005, Comerford llegó a la Casa Blanca para demostrar al mundo que ser mujer y de origen asiático no está reñido con encabezar un equipo para dar de comer a las personalidades políticas más relevantes de todo el globo terráqueo.

Julia Child

Escritora y cocinera, Julia Child pasó a la historia por ser la primer mujer en tener un programa de cocina en la televisión norteamericana entre los años 60’s y 80’s del siglo anterior. Child saltó a la fama por acercar la gastronomía francesa al pueblo americano con su libro El arte de la cocina francesa, y en 1993 volvió a romper las barreras de las mujeres en la gastronomía convirtiéndose en la primera mujer que entró al salón de la fama del Culinary Institute Hall of Fame.

Carme Ruscalleda

Nada más y nada menos que siete estrellas Michelin ha conseguido reunir la cocinera Carme Ruscalleda, convirtiéndose así en la mujer del mundo con más estrella de la Guía de neumáticos francesa. Posee tres por su restaurante Sant Pau en San Pol de Mar, en Barcelona, dos por Moments, en Barcelona también, y dos más por el restaurante Sant Pau en Tokio.

Clare Smyth

Siendo un de las aprendices más brillantes de Gordon Ramsay, Clare Smyth fue elegida la mejor cocinera de mundo los premios World’s 50 Best Restaurants celebrados en Bilbao en 2018.