La importancia de la comida en ‘The Handmaid’s Tale’

‘The Handmaid’s Tale’, la serie basada en la novela distópica de Margaret Atwood en la que las mujeres fértiles son esclavizadas para tener hijos para la élite, se ha convertido en una de las producciones con más éxito de los últimos tiempos. La oscura trama y las actuaciones de Elizabeth Moss y Samira Wiley han mantenido a los seriéfilos atentos a la llegada de la siguiente temporada. Por eso, a las puertas del estreno de la segunda, analizamos la importancia que tiene la comida para Gilead.

A lo largo de los episodios, la comida sirve como símbolo de estatus, se otorga como recompensa y está en el centro de los momentos cruciales.

Los huevos

En el primer episodio de la temporada, Offred nos presenta a muchos de los principales actores a través de la narración. “Rita prepara el pan desde el principio”, dice, mientras vemos a un cocinero preparando la masa y echándole harina. Cuando Offred entra en la cocina, Rita comienza a darle instrucciones para cuando haga la compra: “Al comandante le gustan los huevos. Asegúrate de que estén frescos, no como la última vez. Hágales saber para quién es y no perderán el tiempo”.

La importancia de la comida en ‘The Handmaid’s Tale’

El macaroon

Durante el nacimiento del hijo de Ofwarren, todas las doncellas están ayudándola en el dormitorio mientras las esposas disfrutan en la planta de abajo de un banquete de dulces. La señora Waterford le pide a Offred que entre y les cuente qué es lo que está ocurriendo en el piso de arriba para terminar preguntándole si quiere una galleta.

La importancia de la comida en ‘The Handmaid’s Tale’

El café

En un flashback, June y Moira van a una tienda de barrio y les rechazan la tarjeta de crédito por falta de fondo. El tendero, de muy malas formas, les dice que se vayan a lo que Moira responde: “Tu puto café es una mierda”.

La importancia de la comida en ‘The Handmaid’s Tale’

La manzanas con canela

Offred no se da cuenta de que se le ha retrasado el periodo hasta que Rita comienza a tratarle como a una princesa preparándole un postre de manzanas cocidas con canela.

[td_smart_list_end]