El Instituto Tecnológico de Massachusetts ha creado un tipo de pasta que cambia de forma cuando entra en contacto con el agua.

Ha sido el MIT , el instituto del que hablamos, la institución tecnológica que ha sorprendido al mundo de la gastronomía con un invento tan curioso como divertido a poner en práctica entre fogones. Que una pasta fresca pueda cambiar de forma al mojarse, esto es, conseguir un aspecto tridimensional, es todo un avance para el mundo culinario que va a costar superar la inventiva.

Según un estudio  de este instituto de Massachusetts la tercera dimensión de la pasta, hasta ahora con sólo dos dimensiones de profundidad, ha sido fácil de conseguir con tan sólo aplicar la técnica de Ikea para sus muebles: dibujar el aspecto de la pasta/mueble en 3D, fabricar segmentos compactos y transformarlo en dimensiones.

En el caso de la pasta, este tercer efecto se consigue cuando entra en contacto con el agua hirviendo.

Además de suponer este descubrimiento un paso más en la originalidad de elaborar alimentos, también supone un guiño al medio ambiente, ya que debido a la nueva forma de la pasta los envases de plástico serían más pequeño y no contaminarían tanto.

En este vídeo puedes ver el aspecto de la pasta que te vas a comer en poco tiempo

Transformative Appetite from Tangible Media Group on Vimeo.