¿Cómo te sentaría comerte un plato elaborado con hormigas? El tercer mejor restaurante del mundo lo ha incluido ya en su carta de manjares más exquisitos.

Así que si padeces de estómago o lo tienes delicado no sigas leyendo este artículo

Esta tendencia, casi cultura, de añadir insectos a la comida y entenderlo como un placer empezó en Latinoamérica y, poco a poco, ha ido extendiéndose a otros continentes. Tal es así que el tercer mejor restaurante del mundo, NOMA, ha incluido en sus platos una cantidad cuantiosa de hormigas.

Lo que empezó siendo un mecanismo de supervivencia en muchos países ha terminado por convertirse en una tendencia gastronómica al alza.

Si en Columbia es típico comer un plato de hormigas culonas, en otros vecinos lo es el suri, unos gusanos blancos y gordos fritos con abundante aceite, mientras que en China no dejan pasar la oportunidad de comer los llamados huevos milenarios (huevos de pato).

Y, por si fuera poco, no hace mucho, nuestro chef español Ferrán Adriá presentó dos platos dignos de la alta cocina: semen de caballa y médula de atún. ¿Te atreves a probarlos?