Si te dijéramos que existe una dieta capaz de hacerte perder peso sin pasar hambre o renunciar a casi ninguna comida, ¿te lo creerías? Pues deja de negar con la cabeza porque desde Copenhague nos llega la que podría convertirse en la dieta estrella del 2016. Bueno, concretamente desde Noma.

Los chefs del tercer mejor restaurante del mundo, René Redzepi y Claus Meyer han sido los artífices de la denominada Dieta Nórdica o Dieta Vikinga.

Una nueva forma de alimentación que deja atrás los alimentos procesados y se centra en el consumo de platos tradicionales de la gastronomía nórdica. O lo que es lo mismo, pescado – salmón, bacalao y arenques- verduras, algas, legumbres, frutas del bosque y carnes silvestres. Una dieta sana y equilibrada que invita a comer de forma más razonable y las versiones más saludables de la multitud de alimentos que podemos encontrar en los supermercados.

Hace unos años, el Consejo Nórdico de Ministros en 2005 declaró las directrices de esta dieta, la cual consideraron el mejor modo para comer. En ellas, el planning ideal durante una semana sería: verduras de hoja verde y hortalizas acompañadas de legumbres, nueces, bayas y granos como la avena, la cebada, la espelta o el centeno. Para la cena incluiríamos tres días de carnes, dos platos de pescado y marisco y otros vegetarianos.

Tras la gran acogida que esta dieta tuvo en los países nórdicos, un grupo de chefs redactó el Manifiesto por la cocina New Nordic que recogería los siguientes objetivos:

 

Los objetivos de la Nuevo Cocina Nórdica:

  1. Expresar la pureza, la frescura, la simplicidad y la ética que queremos asociadas con nuestra región.
  2. Reflejar el cambio de las estaciones en los platos que preparamos.
  3. Basar nuestra cocina en ingredientes y productos del campo cuyas características son particularmente excelentes en nuestro clima, geografía y agua.
  4. Combinar la demanda por el buen sabor con los conocimientos actuales sobre la salud y el bienestar.
  5. Promocionar los productos nórdicos y la variedad disponible de productores nórdicos y dar a conocer la historia de las culturas subyacentes.
  6. Fomentar el bienestar de los animales y los procesos sólidos de producción en nuestros mares, campos y bosques.
  7. Desarrollar nuevas y potenciales aplicaciones de los productos comestibles tradicionales nórdicos.
  8. Combinar lo mejor de la cocina y de las tradiciones culinarias nórdicas con impulsos que llegan de fuera.
  9. Combinar la autosuficiencia local con el modo de compartir productos de alta calidad a nivel regional.
  10. Aunar fuerzas con los representantes de los consumidores, otros artesanos de la cocina, la industria al detalle y al por mayor de la agricultura, la pesca, la comida, los investigadores, los maestros, los políticos y las autoridades en este proyecto, para el beneficio y el provecho de todos en los países nórdicos.