Es la pregunta que todos deberíamos hacernos antes de sucumbir al primer mordisco de estos dos placeres culinarios, pero es justo la pregunta que siempre evitamos hacernos para no sentirnos culpables, ¿verdad? Ya que vamos a pecar al menos que lo hagamos sin sentimiento de culpa, aunque sea hasta que terminemos de comer. Pero hay respuesta y hay una opción más sana que otra.

¿Hamburguesa o perrito caliente? Nosotros contestaríamos que los dos, si fuera por apetencia.

¿Pero cuál de las dos opciones es más sana para nuestra salud?

¿Hamburguesa o perrito caliente? Cuestión de salud

La hamburguesa presenta un primer inconveniente de base, el tamaño. Existen varios formatos y casi siempre nos decantamos por la más grande, mientras que el tamaño del perrito caliente suele ser estándar.

¿Hamburguesa o perrito caliente? Cuestión de salud

El inconveniente de la hamburguesa también está en la carne, casi siempre de ternera y de 120g, mientras que el perrito caliente lo apuesta todo a las salchichas, un poco más sana que la carne de las burgers.

¿Hamburguesa o perrito caliente? Cuestión de salud

¿Punto a favor de la hamburguesa? Los ingredientes que acompañan a la carne, casi siempre verduras y hortalizas. Y el perrito casi siempre viene con salsas poco recomendables para la salud.

¿Hamburguesa o perrito caliente? Cuestión de salud

La ventaja del perrito frente a la hamburguesa no es otra que la no existencia de quesos grasos y bacon en su interior.

¿Hamburguesa o perrito caliente? Cuestión de salud

Pero puestos a decantarnos, la hamburguesa siempre es mejor opción porque, aunque aporte más grasas, también aporta proteínas, zinc, hierro y menos sodio, muy importante.