Son muchas las veces que hemos asistido a una clase magistral de cortar jamón, aunque sólo haya sido por esperar de pie al lado con el plato vacío esperando a que el maestro cortador lo llene de felicidad. También son muchas las veces que nos hemos quedado ensimismados viendo la complicidad entre los dos protagonistas de la velada: el jamón y su experto cortador. Nada comparado a la maestría de Florencio Sanchidrián, embajador mundial del jamón ibérico y el mejor cortador de todo el mundo.

Florencio Sanchidrián empezó en el mundo del jamón por enfermedad; concretamente por la enfermedad de su compañero de trabajo, al que debe mucho, quien tuvo que cubrir cuando se ausentó por baja laboral. Desde entonces Florencio Sanchidrián encontró en el corte de jamón su mejor afición y actual profesión.

Tal es así que lleva más de 30 años como cortador, experiencia que le ha permitido convertirse en el Embajador Mundial del jamón ibérico, título otorgado por la Academia Internacional de Gastronomía, y ser considerado por el New York Times como la estrella del rock del jamón. Un reconocimiento como el mejor que le lleva a cobrar unos 4.000 euros por pata de jamón cortada y servida.

El prestigio que ha ido adquiriendo durante tantos años ha hecho que su valía y fama llegase a oídas de Barack Obama, Robert De Niro, el propio rey de España y, muy recientemente, al Papa Francisco I.