Bendito sea el jamón ibérico, ese que vemos como se corta con delicadeza y atención, el que suda cuando después de ponerse en el plato se deja reposar por unos cuantos minutos y el mismo que se derrite en la boca en un abrir y cerrar de ojos. Una pata de jamón para Navidad es el mejor regalo habido y por haber y si hay una fiesta en casa nada mejor que un buen jamón para que a esa fiesta no se niegue nadie a ir. Pero parece ser que además de ser el plato con mayor éxito (con permiso de la tortilla de patatas) para triunfar a la hora de amenizar una reunión es ahora también el recurso en algunos de los mejores anuncios y campañas de publicidad que han visto la luz en el último mes.

Por un lado tenemos al club salmantino de fútbol CD Guijuelo, que presenta este año una primera equipación de lo más jugosa, una camiseta a base de finas lonchas de jamón de Guijuelo que seguramente hará que a sus rivales les cueste más de una tarjeta al no resistir la tentación de hacer un Luis Suarez.

(crédito: Facebook CD Guijuelo)

Por otro lado tenemos la nueva campaña de anuncios de Navidul. Si ya Álex de la Iglesia se aventuró a darle “bombo” a esta marca con su sello de calidad en esos anuncios en los que no había forma de deshacerse de esa pata indestructible, ahora llega una campaña en los que una buen soborno jamonero es lo único necesario para hacer cambiar de opinión a todos los que tienen el “no” en la boca. ¿Nuestro favorito? El anuncio en el que el guardia de seguridad del señor Justin Bieber se rehusa a dejar a entrar a esas niñas que “van a gritar como covachas cuando vean al señor Justin y van a hacerse foto con el palito selfie para el Pintagram”… Iluso de él, basta con una pata de ibérico para que abra la puerta y le de una sorpresita al nuevo contrincante de Mark Wahlberg.