Además de los cinco sabores reconocidos hasta ahora, dulce, salado, amargo, umami y ácido, existe uno nuevo, el amiláceo, en función de las últimas investigaciones de la Universidad de Oregon.

Este estudio universitario, publicado en cadenaser.com, ha encontrado un sexto sabor que añadir a los ya cinco existente. Se trata del starchy que, traducido al español, se quedaría con el término amiláceo, un nuevo sabor que demostraría que nuestro sentido del gusto es capaz de reconocer los carbohidratos.

¿Por qué? Porque durante la investigación, los voluntarios a poner en práctica la teoría, pudieron reconocer la presencia de hidratos de carbono en disoluciones con agua, lo que permitiría hablar de otro sabor más reconocible como si se trata de los cinco anteriores.

Si nuestro paladar es capaz de reconocer los sabores dulces, salados, amargos, ácidos y umamis, y también los que contienen hidratos de carbono, automáticamente estamos hablando de un sabor más.

En cuanto a la expectación que genera un sabor amiláceo, podríamos hacernos una idea de ese ¿Y cómo sabe? Diciendo que su sabor sería similar al del pan, la harina o el arroz.