Militao, Mendy, Hazard, Courtois, Lucas Vázquez, Nacho, Modric, Rodrygo, Vallejo, Valverde, Carvajal… No son pocos los jugadores madridistas (leyendas como Figo, Roberto Carlos o Fernando Hierro incluidas) que acostumbran a frecuentar los restaurantes más cotizados de la capital. Porque en esta vida no todo va a ser fútbol, claro… y ellos también pueden presumir de tener su propia ruta gastro. He aquí un listado de sus establecimientos favoritos. Apunta.

Filandón (Carretera de Fuencarral a El Pardo a, km. 1,9)

La magnífica puesta en escena de la familia García, propietaria de Pescaderías Coruñesas, El Pescador, O’Pazo, Desde 1911 y Lhardy, ha conseguido encandilar a la plantilla del Real Madrid (allí fue donde celebraron el amigo invisible hace unos años) y también a Zinedine Zidane, uno de sus clientes habituales. Rodeado de jardines (su maravillosa terraza en verano es un plus), nada más entrar llama la atención la gran parrilla vista con besugos, rodaballos, lubinas, lenguados o merluzas haciéndose al amor de las brasas. Hay muchas propuestas para empezar, desde el picoteo en numerosas raciones (ensaladilla, croquetas, pizza de gamba roja, patitas de pulpo…) hasta unas alcachofas o unas setas a la parrilla en temporada. Por lógica, no se le puede hacer ascos al marisco (ostras, bogavante, gambas), los arroces marineros o las grandes piezas de pescado, de calidad incuestionable. Si se prefiere carne, haberla, hayla.

De María (Félix Boix, 5 y tres sucursales más)

Jugadores como Modric, Vinicius, Raúl o Guti se han dejado caer por este local (una de sus sedes está ubicada a un tris del Santiago Bernabéu). Y es una alternativa que no falla si lo que se busca es una buena parrilla. El establecimiento fundacional abrió en 1994 y fue refugio tanto de futbolistas como de otras celebrities carnívoras. La carta, larga y variada, incluye también pastas, ensaladas bien compuestas y hasta algún espécimen marino, aunque su tesoro más preciado son las mollejas de ternera asadas a las brasas. Buen menú en la barra, con empanada, morcilla, chorizo, entraña o asado de tira, además de postre.

Amazónico (Jorge Juan, 20)

Amazónico. Foto: Instagram Amazónico.

Marta Seco y Sandro Silva (Grupo Paraguas) convierten en oro todo lo que tocan. «Amazónico, el restaurante de moda» va camino de los seis años y sigue siendo el destino más cotizado de Jorge Juan. Hay que decir que la puesta en escena es, desde luego, de las más impresionantes de la ciudad: Lázaro Rosa-Violán transformó el antiguo Pandelujo en un exótico paraíso tropical, con sus plantas trepadoras, sus pavos reales… En la carta: t-bone de black angus, picaña de rodizio o baba ganush al horno de brasa como platos destacados. Potente apuesta por la coctelería y, escaleras abajo, The Jungle Jazz Club.

Casa Juan (Infanta Mercedes, 111)

Ha sentado en sus mesas a numerosos futbolistas, a saber: Dani Ceballos, Roberto Carlos, Fernando Morientes… y en una de sus paredes luce una camiseta de Sergio Ramos, junto a otras tantas fotografías de los clientes más destacados. La fórmula de su éxito se asienta en un capítulo de entrantes clásicos, que incluye pimientos del piquillo confitados, anchos de Santoña o cogollos de Tudela con bonito, y platos principales de carnes y pescados en elaboraciones tradicionales: rape a la bilbaína, merluza con txangurro, cocochas en salsa verde, chuletón fileteado…

Asador Donostiarra y Mesón Txistu (Infanta Mercedes, 79 y Plaza Ángel Carbajo, 6)

Son, probablemente, los asadores vascos más conocidos de la capital, en parte por ser lugar de reunión de futbolistas (por allí han pasado jugadores como Militao, Mendy, Hazard o Marcelo, pero también leyendas del madridismo como Figo, Roberto Carlos o Fernando Hierro), pero también por la excelencia del producto y los más de 40 años que han pasado desde que los fundó Pedro Abrego. En cuanto a su oferta, apenas ha variado en este tiempo. Para empezar, el obligatorio jamón ibérico. Luego, el besugo a la espalda, el cogote de merluza a la bilbaína o el chuletón fileteado se cuentan entre los platos más demandados. Extensa carta de vinos y champanes, con referencias internacionales.

El Espigón (Poeta Joan Maragall, 58)

Sus sillas han sido ocupadas por futbolistas de la talla de Benzema, Bale, Marcelo o Cristiano Ronaldo durante su etapa en el Real Madrid, pero es que además Carlo Ancelotti también ha apostado por este local en determinadas ocasiones especiales. Rinde culto a la gastronomía andaluza, y de ahí que su nómina de fórmulas esté protagonizada por pescados, mariscos y buenas carnes.

Bugao (María de Molina, 4)

Ubicado en el centro de la capital, Bugao fue el sitio elegido por buena parte de la plantilla madridista para celebrar la clasificación frente al Paris Saint-Germain, hace unos meses: Courtois, Militao, Marcelo, Lucas Vázquez, Nacho, Vallejo, Modric, Rodrygo, Fede Valverde o Carvajal fueron algunos de los futbolistas que, acompañados por sus parejas, disfrutaron de una velada en la terraza del restaurante. Aquí, Silva Picar firma un espectacular interiorismo que se inspira en el Cádiz más colonial y en el que se distinguen dos espacios y dos propuestas gastronómicas totalmente diferenciadas: a pie de calle, el alegre y más informal Gastrobar; arriba, el elegante restaurante Gourmet. Cada uno cuenta con su propia carta, pero hay un denominador común: el producto de calidad y temporada, donde el atún y el cerdo cobran especial protagonismo en la cocina de Hugo Ruiz. 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta