Estos son los 6 tipos de clientes que conocerás en el infierno foodie

El experto en comida gourmet

Es la típica persona que porque haya visto un vídeo sobre el servicio en la sala o se haya leído una reseña ya cree que es experto en restauración. Criticará y diseccionará cada parte de los platos que se le sirvan y tratará de hacerte ver que es un auténtico foodie.

Estos son los 6 tipos de clientes que conocerás en el infierno foodie

El padre o la madre ausente

Dejará corretear a sus hijos libremente por todo el restaurante sin importarle los problemas que puedan llegar a causar, así cómo gritar todo lo que les venga en gana. Seguro que los niños, después de este tipo de comidas, llegan rendiditos a casa y se van a la cama, ¡angelitos!

Estos son los 6 tipos de clientes que conocerás en el infierno foodie

El del enfado constante

Desde el primer momento que cruza la puerta sabes que es el tipo de cliente que, hagas lo que hagas, nunca está satisfecho con nada. Analizará cada uno de los platos con el objetivo de intentar sacar alguna pega y poder quejarse al jefe de sala.

Estos son los 6 tipos de clientes que conocerás en el infierno foodie

El patriarca

Es el organizador por excelencia y a menudo, cuando saca sus dotes, es el que dirige a un grupo grande. Su identificación es clara puesto que siempre será el que recomiende o decida lo que compartirá la mayor parte del grupo.

Estos son los 6 tipos de clientes que conocerás en el infierno foodie

El trajeado

Prácticamente el 99% del tiempo que está sentado en la mesa lo hace con el móvil en la mano (con la intención de mostrar sus importantes negociaciones o con la intención de alejarse a un mundo totalmente paralelo). En cierto modo, con sus actos, insinúa que gana más que tú y que podría mirarte por encima del hombro.

Estos son los 6 tipos de clientes que conocerás en el infierno foodie

El comprador de gangas

Es la persona que se decide a hacer una limonada casera (gratis) con las rodajas de limón que sobran, los sobres de azúcar y el agua. Intentará pagar siempre con cupones ‘restaurant’ incluso aunque no se pueda y, en lugar de pedir agua embotellada, preferirá decantarse por vasos de agua del grifo servidos de uno en uno.

[td_smart_list_end]