En las fechas navideñas y el día de los Reyes no puede faltar los dulces típicos. Cada Comunidad Autónoma suele tener uno característica, aunque es muy común que se coman otros que se han extendido por toda la península.

Mantecado – Andalucía

El mantecado es uno de los dulces navideños más reconocibles de la comunidad. En Antequera, Málaga, y Estepa, Sevilla, es donde primero surgió usando el exceso de cereales y manteca de cerco en el XVI. Se hace con harina, manteca, azúcar y clara de huevo además de darle sabor con diferentes elementos como limón o chocolate.

Guirlache – Aragón

Es un dulce de almendras y caramelo en barras rectangulares de origen árabe. Se ha hecho popular en todo el país, aunque su origen está en la Corona de Aragón. El nombre viene del francés «grillage», tostado.

Coca de turrón – Islas Baleares

Es típica, concretamente, de Mallorca. Se hace con almendra malloriquina, obleas, azúcar, canela, limón y naranja. Tiene, como otros dulces, origen árabe.

Trucha de batata – Islas Canarias

Es un dulce propiamente navideño canario. Son unas pequeñas empanadas dulces rellenas de batata y de almendra a las que se añade licor de anís, matalauva, canela y ralladura de limón. Pese a que su época principal es la Navidad, se pueden ver durante todo el año.

Tostada de Navidad – Cantabria

Son muy propios en los desayunos o como postre. Hecha con pan, leche, azúcar, cáscara de limón, canela, mantequilla, huevos y aceite. Su lado positivo es que se presta a que cada uno le dé su toque personal modificando un poco los ingredientes.

Tortell de Reis (roscón de Reyes) – Cataluña

Pese a que es un clásico en todas las casas de nuestro país, es aún más típico en Cataluña. Originalmente, no lleva relleno, si bien, para hacerlo más suave, es habitual verlos con nata, crema o chocolate.

Mazapán de Toledo – Castilla La Mancha

La escasez de alimentos producida durante la conquista árabe. Mezclando almendra y dulce surgió este habitual de las mesas en Navidad. Otras leyendas sitúan su origen en el siglo XII en un convento, pero también en tierras manchegas.

Yemas de Santa Teresa – Castilla y León

Otro de los dulces que ha trascendido a la limitación estacional de la Navidad. ¿Quién no ha visitado Ávila y se ha llevado unas yemas a casa? Como curiosidad, se nombran en honor a Santa Teresa de Jesús.

Bollo Turco de Jerez de los Caballeros – Extremadura

Almendras, azúcar, pan de ángel, ralladura de limón y huevos se combinan para este famoso bollo. La receta viene generaciones circulando en las familias, aunque cada uno le da su toque personal. La magia de la cocina tradicional.

Trata de Mondoñedo – Galicia

En este caso, Galicia tiene uno de los dulces navideños más premiados. Aunque ya aparece representada en el XII, en los años 50 Carlos Folgueira, ‘O Rei das Tartas’, creo su versión de la tarta que consiguió numerosos premios como el de la ‘Chaîne des Rôtisseurs’.

Fardelejos de Arnedo – La Rioja

Hay que trasladarse a los siglos IX y X para ver el origen de este dulce hecho con hojaldre relleno de almendra, azúcar y huevo. En este caso, además de la Navidad, las fiestas patronales es otro momento donde es habitual consumir estas pequeñas empanadillas.

Turrón – Madrid

Aunque el turrón es un clásico de la Navidad en nuestro país, el de Casa Mira destaca por encima de otros en la comunidad. Largas colas se forman cada año para conseguir uno. Además, existen varios tipos como el de frutas o el de chocolate.

Torta de naranja – Murcia

Azúcar, harina, huevo, aceite, canela… y naranja. Con estos ingredientes conseguimos este dulce que hace las delicias de los murcianos cada Navidad. Es, sin duda, uno de los postres con más tradición de la región.

Cuajada de Ultzama – Navarra

No sólo el nombre convierte a esta cuajada en navarra. Se elabora con leche de ovejas de este pequeño valle de la Comunidad Foral. Además, tiene un sabor característico semejante a la piedra quemada gracias al cuenco en que trabaja y que la diferencia del resto.

Intxaursaltsa – País Vasco

Es una salsa de nueces de origen rural que tiene su origen en las épocas donde había que paliar el frío con calorías. Al hacerse con azúcar, se popularizó en fiestas especiales como la Navidad, ya que conseguirla era muy caro. En su momento llegó a hacerse nada menos que con líquido de desalar bacalao, entre otras cosas.

Turrón de Jijona – Comunidad Valenciana

¿Quién no conoce el turrón más famoso de España? Es tan especial que tiene su propia denominación de origen «Turrón de Alicante» y «Turrón de Jijona», exclusivas de los turrones producidos en Jijona. Suele llevar menos proporción de almendras que su vecino alicantino.

Escaldao – Asturias

Era un postre que se elaboraba en Asturias durante la Navidad. Era muy parecido al turrón, pero sin almendras, por ello, también es conocido como turrón pobre. Lo elaboraban las abuelas de las casas más pobres y sigue sorprendiendo a quienes lo prueban. Un dulce que resultaba de un aspecto similar al turrón blando de almendras, pero sin almendras. Los ingredientes del escaldao eran humildes, se hacía con pan de boroña, una especie de pan que se elaboraba antiguamente con mijo, y que luego pasó a hacerse con maíz. Actualmente, se hace con manteca, azúcar, agua, miel, mucha paciencia y un horno de leña.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta